Acapulco, Guerrero.- La pandemia de coronavirus obligó a que las clases fueran a distancia, por lo que el ciclo escolar 2020 - 2021 inició bajo un estado de estrés y desorganización, señalaron padres de familia en un sondeo de Bajo Palabra hecho en Acapulco.

Ayer, Esteban Moctezuma, titular de la Secretaría de Educación Pública, pidió a los padres de familia establecer un horario de clases para sus estudiantes, sin embargo, tener más de un hijo en diferentes niveles y la falta de televisores fue uno de los factores que más influyó: "Ayer fue todo un caos para mí como padre de familia, porque yo tengo tres hijos uno en el kinder, otro en primaria y otro en secundaria".

"La programación de diferente nivel estaba a la misma hora y por diferentes canales, es que así ya no sabía a quién sentar si al de secundaria o primaria, fue horrible", expresó Víctor Castro de la Cruz.

Pero la falta de equipo tecnológico no fue el único reto al que se enfrentaron alumnos y padres, también la poca familiarización con las nuevas plataformas influyó, como en el caso de Alma Delia Ríos, quien jamás había escuchado de 'zoom' y ahora su hijo debía conectarse para "tomar clases".

"La verdad fue un regreso a clases desorganizado, como madre no conocía la aplicación de zoom, ni sabíamos cómo la íbamos a descargar, fue hasta las 12 del día que nos dieron instrucciones para poder hacerlo, también fue muy estresante porque no agarraba la señal, se iba", detalló.

A pesar de haber previsto una serie de contratiempos de las clases en línea y televisadas, se han reportado nuevos problemas, tal y como lo es un cambio de última hora en la programación, fallas repentinas de internet, e incluso la manera en que se imparten las lecciones.

Y es que, "las instrucciones son muy rápidas, mi hija no alcanza a escribirlas, ni a entenderlas, luego el internet se va cuando cuando el maestro está dando las indicaciones", ejemplificó la señora Elena Lara.

Por su parte, María Fernanda Sánchez, urgió una variación en los programas, señaló que "falta más contenido, yo tengo un niño de preescolar y bueno, es solo una hora de programación pero no les enseñan nada, se la pasan cantando y no ponen actividad", externó.

El regreso a clases en la nueva normalidad pone sobre la mesa el análisis de un nuevo reto, y es que no todos los padres tienen las mismas posibilidades económicas, en donde la zona en la que viven evidencian también la calidad educación que reciben, aunque esta hoy sea televisada, lo cierto es que hay zonas aún en Acapulco, donde la electricidad representa un verdadero problema en los hogares.