Chilpancingo, Guerrero.- A tres días de haber sido baleada  en un presunto asalto, la exprocuradora Martha Elva Garzón Bernal continua “bajo observación médica”, pero fuera de peligro.

Consultados familiares y excolaboradores señalaron que Garzón Bernal ha evolucionado favorablemente y está fuera de peligro luego de la intervención para extraerla una esquirla de bala de la espalda, y aseguraron que no fue un ataque directo contra la exfuncionaria aguirrista y se trató de un intento de robo de la camioneta donde viajaba.

El mediodía del viernes, la camioneta Mazda en la que viajaba Garzón Bernal fue encontrada con impacto de bala en una de las puertas traseras, sobre la calle Abasolo esquina con Galo Soberon y Parra.

Más tarde el vocero del grupo de coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia informó que la  exprocuradora resultó herida de bala cuando un par de hombres le intentaron robar la camioneta en la que se transportaba.

De acuerdo con las primeras investigaciones de la policía ministerial y de la policía del estado, en la esquina que hacen las calles de Abasolo y Amado Nervo, dos hombres jóvenes la interceptaron para intentar robar la camioneta oponiéndose al atraco.

Uno de los delincuentes sacó una pistola calibre .22 y le disparó, para enseguida huir con rumbo desconocido.

Garzón Bernal estuvo al frente de la Procuraduría ahora Fiscalía General del Estado (FGE) del 2012 a 2013, y se convirtió en la primera mujer en ocupar dicho cargo, durante la administración de Ángel Aguirre Rivero.

Al renunciar al cargo en mayo del 2013, Garzón Bernal dijo que dejaba el puesto con los casos de “impacto” resueltos, entre ellos el del asesinato del diputado federal priista Moisés Villanueva de la Luz y su chofer, Erick Estrada Vázquez, y el de los dirigentes de la organización para el Futuro del Pueblo Mixteco, Raúl Lucas Lucía y Manuel Ponce Rosas, ocurrido en febrero de 2009.

Y otras casos que continuaban en investigación, entre ellos los asesinatos de los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús, quienes fallecieron por disparos de policías, el 12 de diciembre de 2011.

En el caso del asesinato del diputado local del PRD, Armando Chavarría Barrera, Garzón Bernal dijo que sólo faltaban las órdenes de captura contra  sus asesinos.