Al menos 30 casas inundadas dejó la tromba de la noche de este jueves en la ciudad, informó el secretario de Protección Civil Municipal, Gustavo Vela Guevara.

La zona donde hubo más inundaciones fue en el fraccionamiento Capellanía al norte de la ciudad, a consecuencia de las corrientes de agua que bajan de la colonia Tatagildo y que causaron daños menores en más de 15 viviendas.

Asimismo, en las colonias, Villas Silvestres, Huacapita, Morelos y en el barrio de San Mateo, sin que se registraran pérdidas humanas.

Consultado vía telefónica, este día, Vela Guevara informó que se encuentran monitoreando las barrancas, principalmente Las Calaveras, por ser una de las que representa el mayor riesgo y donde siguen asentadas decenas de familias.

Los cauces de las barrancas se encuentran llenos de escombros y trabajadores de PC están desazolvando para evitar inundaciones, aseguró Vela Guevara.

Las lluvias ocasionaron que la carretera federal en el tramo Chilpancingo-Petaquillas fuera cerrado a la circulación durante las primeras horas de este viernes, en los carriles sur-norte, debido a la tierra y escombros que arrastró las corrientes de agua.

Maquinaria pesada removió la tierra y el lodo. Hasta las 12:00 del día la vía presentaba cierres intermitentes por los trabajos.

En la colonia El Polvorín, durante la noche y hasta las 12:00 del día continuaba sin el servicio de energía eléctrica, luego de que una rama de un árbol cayera sobre los cables de alta tensión generando un corto circuito, reportaron los vecinos.

Vela Guevara aseguró que están preparados para hacer frente a la temporada de lluvia que de manera oficial inicia este domingo 15. Y mantendrán una vigilancia permanente en las barrancas y zonas de alto riesgo, donde ya se encuentran haciendo las notificaciones a las familias.