El Ejército y la Marina coadyuvarán con la Secretaria de Seguridad Pública (SSP) estatal para vigilar y revisar la operación de la los Centros de  Comando, Control,  Comunicaciones y Computo, (C4), informó el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores.

En entrevista tras la reunión del Grupo de Coordinación Regional Sur-Sureste que se llevó a cabo en Cancún, Quintana Roo, el mandatario estatal también habló sobre la legalización de la mariguana, tema que dijo sería el inicio para “quitar el control” al narcotráfico.

Astudillo precisó que la presencia de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y Marina será de forma coordinada con la SSP para vigilar los Centros de  Comando, Control,  Comunicaciones y Computo (C4) de Acapulco, Chilpancingo e Iguala.

“En el caso del personal también lo vamos a ir sustituyendo con apoyo de la Marina y de la Secretaría de la Defensa Nacional”, señaló.

Adelantó que, en conjunto, harán un “diagnostico urgente” del estado en el que se encuentra cada C-4 para ampliar y “mejorar” el servicio.

El gobernador reconoció que Guerrero tiene que modernizarse en el tema de cámaras de vigilancia, y que con la presencia de las fuerzas armadas se generará un ambiente de “confianza” sobre las denuncias ciudadanas.

“Tenemos que entrar en la ruta de actualizar el sistema de cámaras, modernizarlo, ampliarlo. Volver a generar un ambiente de confianza en todos los sistemas de respuestas y llamadas de urgencia al 066”, dijo.

Anunció también la implementación de un C-5, en donde se sumarían las cámaras de vigilancia de todo el estado de Guerrero, incluidas en las zonas de carreteras sobre la Tierra Caliente, y las que conectan a los municipios de Tlapa y Chilapa.

El pasado 14 de abril, el secretario de Seguridad Pública del estado, Pedro Almazán Cervantes, reconoció que desde los Centros de Estatales de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C-4) se filtran información, aunque no precisó hacía quienes.

Inseguridad por atender desastres y Ayotzinapa

Cuestionado sobre si Guerrero es “rehén” del narcotráfico, Héctor Astudillo lo rechazó, y justificó que la inseguridad se debe a que en los últimos dos años la federación se “volcó” a la reconstrucción del estado tras las afectaciones de las tormentas Ingrid y Manuel, y después el tema de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

“Durante dos años el estado de Guerrero no atendió policías, atendió conflictos, y desastres y cuando llego a ser gobernador pues encuentro una circunstancia complicada y difícil pero la hemos enfrentado”, defendió.

En la entrevista que concedió a medios en Cancún, insistió en que no comparte el sentido de la alerta que emitió Estados Unidos, porque no ha habido ningún turista estadounidense lesionado o asesinado.

Legalización de la mariguana

El gobernador de Guerrero indicó que se debe abrir el tema de la legalización de la mariguana para “quitar el control” que mantienen el crimen organizado y el narcotráfico, y dijo que positiva la apertura que mostró el presidente de México, Enrique Peña Nieto ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“Se ha abierto el camino para la mariguana, Guerrero  es el segundo estado productor de la mariguana y creo que es un buen anuncio. Ojalá y esto  permita ir induciendo de quitarle el control a la delincuencia organizada y al narcotráfico del asunto de la mariguana y pueda ir tomando un camino institucional”, sostuvo.