Guerrero.- El Frente Unido de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero (FUPCEG), grupo que tomó Filo de Caballos en 2018 y recientemente incursionó en Xaltianguis, anunció que ahora tomarán el control de seguridad en el valle del Ocotito, Chilpancingo.

Ayer por la noche, a través de un comunicado, el FUPCEG llamó a los más de 7 mil policías comunitarios a estar pendientes del llamado para liberar a los pueblos del valle del Ocotito de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), de Bruno Plácido Valerio.

En el comunicado los integrantes del FUPCEG argumentan que la UPOEG trabaja en coordinación con el Cartel del Sur, grupo al que expulsaron de las comunidades de la sierra en Leonardo Bravo y han provocado el desplazamiento forzado de 200 familias desde el 2016.

"En aquel entonces el actual gobernador del estado incumplió su palabra y, en lugar de aplicar la ley y la justicia, ordenó la persecución y liberó órdenes de aprehensión sobre los desplazados, dándoles la espalda. Por esta razón, en acto de supervivencia, algunos de estos desplazados buscaron la conformación del Frente Unido de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero; juntos hemos luchado con ellos de par a par para devolverle al estado y a sus ciudadanos un poco de justicia y seguridad"

"El día de hoy nos alegra anunciar a los pobladores del valle de El Ocotito que a raíz de las peticiones de nuestros amigos desplazados y a la apatía, falta de interés, congruencia, o capacidad de nuestras autoridades, hemos tomado la decisión de restablecer el orden en esos pueblos, donde aún existe un remanente del Cártel del Sur que sigue operando impunemente, afectando la sana convivencia de la sociedad".

"Recordemos que desde que operan en estos pueblos bajo la franquicia de la UPOEG más de 60 personas han sido privadas de la vida, hay más de 30 desaparecidos, hay más de mil personas desplazadas, muebles e inmuebles invadidos y/o vendidos; muchos carros robados en la autopista que luego son vendidos en comunidades de Tlahuizapa, Coacoyulillo, San Vicente, El Fresno, etc, y otros más desmantelados clandestinamente", señaló el FUPCEG.

El grupo de guardias comunitarios pidieron a los "buenos elementos de la UPOEG" a deponer las armas antes de que se tome el valle del Ocotito y advirtieron que de ser necesario harán uso de la fuerza para desarmarlos "y si oponen resistencia se les responderá con la misma capacidad de fuerza".

De acuerdo con las autoridades estatales, en noviembre del año pasado fueron alrededor de tres mil comunitarios los que tomaron Filo de Caballos, municipio de Leonardo Bravo, y posteriormente se apoderaron de otras ocho localidades del llamado "corredor de la muerte".

En el caso del valle del Ocotito hay cinco localidades en el corredor que presentan a guardias armados de la UPOEG: Rincón de la Vía, Cajeles, Buenavista de la Salud, Ocotito y Mojoneras.

Finalmente, exhortaron al gobierno estatal a liberar las órdenes de aprehensión contra los líderes de la UPOEG o de lo contrario "el Frente tomará cartas sobre este asunto y lo que suceda de ahora en adelante será responsabilidad del gobierno por su apatía".