México.-La directiva del Galaxy de Los Ángeles está que no la calienta ni el sol por las formas de Ricardo Peláez, quien está muy cerca de arrebatarle al atacante Uriel Antuna.

El seleccionado mexicano, cuyos derechos federativos son del Manchester City, está prestado al club de la MLS hasta diciembre, y la intención de los californianos era buscar que se extendiera la cesión o incluso adquirirlo. Hasta que el nuevo director deportivo del Guadalajara le endulzó el oído, al igual que a su representante, por lo que el chico se ilusionó con volver a México para jugar en las Chivas. En cuanto a la respuesta del club inglés, ya dio el “sí” al Rebaño Sagrado.