Guerrero.- Trabajadores sindicalizados tomaron este lunes el Palacio Municipal de Chilpancingo para exigir un incremento del 10 por ciento al salario base y un ocho por ciento a prestaciones.

El líder de la sección 28 del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), Natividad Adame Salgado, adelantó que no aceptarán una propuesta que este por debajo de sus pretensiones.

El gobierno municipal puso sobre la mesa un incremento solo del 3.5 por ciento, es decir solo un 75 por ciento de la demanda de los trabajadores.

Para ejercer presión, los sindicalizados anunciaron que a partir de mañana paralizarán el servicio de recolección de basura en la capital, además de que se organizarán para tomar calles y avenidas del primer cuadro de la ciudad.

Adame Salgado explicó que el año pasado acordaron con el gobierno municipal un incremento del 10 por ciento en el sueldo base y el 8 por ciento a prestaciones, y esperaban que se pudiera aprobar un incremento por lo menos igual, al del año pasado.