Chilpancingo, Guerrero.- El rechazo al Presupuesto de Egresos de Chilpancingo para el presente ejercicio 2019, aprobado la tarde de ayer por nueve integrantes del Cabildo, destapó una red de “aviadores” y asignaciones opacas del gobierno de Antonio Gaspar Beltrán.

Este martes, seis miembros del Cabildo del Ayuntamiento de Chilpancingo, en su mayoría de Morena, denunciaron que aún con con la aprobación del presupuesto de egresos, no había claridad de qué pasaría con 210 millones de pesos que habían sido etiquetados para obra pública. 

La regidora Blanca Alicia Camacho De la Cruz, compañera de partido de Gaspar Beltrán, señaló que desde octubre, el alcalde no ha transparentado la nómina del Ayuntamiento, a tal grado de que se desconoce el número de personal que labora para la administración municipal.

Denunció que la información no se le ha proporcionado, pese a que realizó una solicitud a la Presidencia desde octubre, luego de que detectara que en su oficina tenía asignadas a 20 personas, aunque de éstas solo la mitad acude a desempeñar su labor.

Otra de las inconsistencias fue que el edil perredista incluyó en el presupuesto un recurso para la adquisición de fertilizante, aunque ahora será el gobierno federal quien se hará responsable de la distribución de insumos para los productores del campo en todo el estado.

De acuerdo a la información obtenida por Bajo Palabra, de los 793 millones 852 mil 851 pesos que tiene de ingreso el municipio, el 60 por ciento, fue etiquetado para “Gastos Personales”, que tiene que ver con el pago de salarios de trabajadores y funcionarios.

Los regidores inconformes señalaron que es injustificado que la Secretaría de Servicios Públicos y la Secretaría General dispongan de un presupuesto de 66 millones y 28 millones de pesos, respectivamente. 

En el documento, se etiqueta una partida para la adquisición de alimentos, hielo, agua gaseosa y purificada, a la cual se le asignó una bolsa de 110 mil 600 pesos. 

Camacho De la Cruz, la única perredista que se inconformó con la distribución del presupuesto, señaló que el resto de los regidores que no alzó la voz para denunciar la opacidad en el manejo de los recursos “cabildearon” con Gaspar Beltrán. 

Indicó que una subsecretaria del gobierno municipal, de manera irregular, es proveedora del Ayuntamiento y en días pasados se le regresaron los uniformes que ofreció a la Secretaría de Seguridad Pública por ser de “mala calidad”.