México.- Después de conocer el negativo dato económico correspondiente al 2019, es importante saber lo que le espera este año a nuestro país.

Básicamente el Producto Interno Bruto (PIB) mide el desarrollo económico de un país, al contemplar las actividades y los ingresos generados. Durante los primeros tres trimestres del 2019 la economía de México se mantuvo en ‘estancamiento’, es decir con un resultado cero. Toda la expectativa apuntaba hacia un cierre negativo en la economía para el 2019.

El Indicador Global de Actividad Económica (IGAE) ya anticipaba un nivel negativo, al tratarse de una medida anticipada para calcular la evolución en un corto plazo. A pesar de la estabilidad del índice de inflación, de la cotización del peso frente al dólar, un nivel de desempleo bajo y con un nivel de consumo estable, la economía no logró salir adelante.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) pretendía impulsar a la economía con una inversión por más de 485 mil millones de pesos. Sin embargo, los resultados tomarán su tiempo tal como el gasto público.

Este año la economía recupera ligeramente sus esperanzas, con el anunció del Plan de Infraestructura se tiene contemplada una inversión por 859 mil millones de pesos en 147 proyectos con el sector empresarial.  Esta inversión pretende generar empleos y optimismo.

El avance del acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) generará mayor seguridad en materia de inversión y acelerará el comercio exterior. El anuncio del nuevo Gabinete Económico será un impulso para este año, el proyecto pretende abordar los distintos asuntos con claridad y así lograr fortalecer las inversiones en el país.

Los pronósticos de crecimiento para este año son de casi 1 por ciento, desafortunadamente no podemos descartar que las esperanzas para la economía caigan de nuevo.