Chilpancingo, Guerrero.- Durante un recorrido por el mercado Baltazar R. Leyva Mancilla, el presidente municipal de Chilpancingo, Antonio Gaspar Beltrán recriminó a comerciantes las condiciones en las que se encuentra la Central de Abastos y dio 24 horas a un grupo para retirarse de la avenida Insurgentes.

Junto con autoridades de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach) y Protección Civil municipal, el alcalde recorrió la parte exterior del mercado encontrando diversas irregularidades.

Una de las principales molestias del edil fue la invasión de uno de los carriles sur-norte de la avenida Insurgentes y la situación de salubridad que encontró, de la cual culpó directamente a los comerciantes.

"Me dejan bien limpio aquí, ya estuvo bueno que digan que Chilpancingo es un basurero a cielo abierto. Entre más sucias estén las avenidas menos atractivo es para la gente venir a comprar, por eso van a Walmart, van a Soriana, tratemos de esforzarnos en poner orden", recriminó Antonio Gaspar.

Sin embargo, el alcalde de Chilpancingo no habló sobre la salida constante de aguas negras en esa zona, problema que no ha sido resuelto, ni tampoco de la recolección irregular de basura en el mercado de la capital.

El grupo de vendedores que invadieron parcialmente la avenida Insurgentes, estaban anteriormente en la calle Prolongación Abasolo, sin embargo, por trabajos de reparación de la calle, se trasladaron hacia la avenida, obstruyendo el paso vehicular.

Luego de un intercambio de palabras entre los comerciantes y el alcalde, Antonio Gaspar dio 24 horas para que el grupo de comerciantes se retirara de la zona y anunció que visitará el mercado mañana para supervisar que se haya cumplido con su orden.

Anunció el desalojo total en próximos días de la avenida Insurgentes, que ha sido ocupada por vendedores que invaden la banqueta y parte de la avenida.