*Los artistas están en segundo plano, sin seguridad social, ni trabajo estable, dice

Fotos de Antonio Mata

Cuando Gerardo León Naranjo llegó a vender productos naturales se quedó “enamoradísimo” de Acapulco. Luego regresó por su familia y comenzó a ejercer su pasión por las artes plásticas, pintando e impartiendo talleres de pintura, pasaron los años le llegó la mala noticia en forma de cáncer, la buena noticia fue la solidaridad y el apoyo de sus colegas artistas.

Pintor Gerardo León - 1Quizá, derivado de su enfermedad, Gerardo reflexiona y afirma que los artistas están en segundo plano, por no tener seguridad social, ni trabajo estable.

León Naranjo empezó a cosechar la calidez humana, la solidaridad de colegas artistas para paliar las necesidades económicas de la enfermedad; eventos y actividades, esfuerzos de sus amigos, para conseguir fondos para atenderse, le nutren el espíritu mientras las quimioterapias le afectan al cuerpo.

­—¿Cómo se siente que sus compañeros artistas estén organizando eventos a favor de usted?

“Feliz, agradecido, son tan bellos, hermosos, me llaman para preguntar por mi salud. En un evento reciente había alrededor de 120 personas, yo me asombré porque había gente de teatro, literatura, el motivo no es el más agradable, pero que rico contar con esa calidez humana” dice muy emotivo León.

Recordó que en las duras situaciones de la vida, es donde se conoce a los verdaderos amigos. Y eso le da ánimo de continuar. “Quiero salir adelante y pongo toda mi fe y mi esperanza”.

 Del Caribe al Pacífico, un periplo comercial que acabó en el arte

Gerardo León amablemente nos recibe, le decimos que queremos hacerle una entrevista para bajopalabra.com.mx. Vive en una de las zonas más altas de Acapulco, desde allí se puede ver una de las vistas más hermosas de la bahía. El aire intenso lo envuelve todo. A pesar de estar algo indispuesto por las secuelas de las quimioterapias con las que trata de vencer el cáncer que padece, Gerardo gentilmente nos concede una charla y un breve recorrido por toda su casa.

El pintor lleva unos doce años viviendo en Acapulco, es originario de Colombia y su periplo en territorio mexicano comenzó cuando decidió emigrar para mejorar sus condiciones de vida. Llegó a Tulancingo, Hidalgo, invitado por uno de sus hermanos para ayudarle en la comercialización de productos naturales, de ahí pasó al Distrito Federal y posteriormente lo mandó a Acapulco a abrir una sucursal, se encantó del puerto y aquí se quedó.Pintor Gerardo León - 2

Asegura que se quedó enamorado de México, y particularmente de Acapulco: “el mar, la gente me encantó”. Reconoce que aquí comenzó el reconocimiento a su trabajo artístico; conoció gente ligada a diferentes actividades artísticas, y comenzó a impartir talleres de pintura.

Gerardo afirma que no es una persona que ande de aquí para allá, por eso fue que optó por estacionarse en Acapulco. Pero lo que realmente influyó su decisión, fue que empezaron a conocer su trabajo artístico, a conocer gente del medio que le interesaba, personas del teatro, de la cultura. Fue cuando comenzó a impartir talleres de pintura.

“Me encantó la comida de México, su colorido, su cultura, su gente… Me pareció hermosísimo el país, quedé enamoradísimo de México” afirma emocionado el artista plástico.

No hay pintores millonarios, pero sí felices

Gerardo es el tercero de cinco hermanos, de Medellín, Colombia; procede de una familia de clase media.

Cuando habla de su infancia, suspira nostálgico, y confiesa: “hace mucho no pensaba en eso. Considero que tuve una infancia muy normal, muy alegre y muy compartida con mis hermanos”. Desde niño siempre estuvo vinculado con la pintura, desde que recuerda ha tenido la habilidad de dibujar, era el típico estudiante que se encargaba de hacer esa parte de los trabajos.

Pintor Gerardo León - 5Enfatizó que siempre fue un buen alumno, con ese sentido de ayudar a la comunidad y la sociedad. Incluso un cura le ofreció entrar al seminario para que fuera sacerdote.

Gerardo recuerda que cuando terminó su bachillerato optó por estudiar Derecho y Ciencias Políticas, de las que cursó dos años. “Cuando empecé a ver temas de Derecho romano y códigos, me di cuenta que no me sentía bien, y me dije que eso no era lo mío”.

—¿Qué opina acerca de esas personas que piensan que los artistas plásticos no tienen mucho éxito en lo económico?

“Pienso que eso es relativo, yo le digo a mis alumnos que hay tantos artistas como formas de ser humanas, hay artistas que se han vuelto millonarios, unos que han sido muy reconocidos y otros no, eso depende de las circunstancias y  las capacidades que cada persona desarrolla”.

Y con una sonrisa, agrega: “Si la fama toca tu puerta, pues bienvenida”. Léon Naranjo afirma que un artista no pretende ser millonario, sino que busca el reconocimiento.

También asegura que hay muchos obstáculos políticos, de estructura, organización, administración. Que no deja que la cultura crezca en el puerto.

“Yo creo que poco a poco podremos ir consolidando un frente cultural para que Acapulco sea no sólo turístico, sino también cultural. Sería interesante pensar también en el turismo cultural”.

—¿Gerardo piensa que hay talento en Guerrero?

Responde con un sí, “muchísimo”. Dice que hay jóvenes muy comprometidos no sólo en la pintura, si no en el teatro y la literatura.

De igual forma, asevera que hay que impulsar la cultura desde niños, ya que la cultura transforma las conciencias.

“Ahora vivimos en un concepto de relaciones de poder, y el tener, parece que es lo que más importa y dejamos a un lado el ser. Pero es más importante el ser que tener”, añade inspirado.

Agrega que ahora se enseña a ser competitivo, ser primero que todo, pero debe haber cambios profundos, por ello la cultura ayuda mucho a esos cambios.Pintor Gerardo León - 6

—¿Se puede vivir de artista plástico en Guerrero?

“Hasta ahorita no he visto un compañero que se muera de hambre, no son millonarios, pero son felices” responde con una sonrisa.

Afirma que del arte sí se puede vivir, y si volviera a nacer escogería ser pintor. “Yo nunca siento que trabajo, es más, hasta pido horas extras”.

— ¿Y el papel del gobierno con los artistas plásticos?

Gerardo León hizo hincapié que la cultura está olvidada por el gobierno, y que la cultura implica los artistas. “Si al gobierno no le interesa la cultura, menos quien la haga” recrimina el colombiano-acapulqueño.

Pintor Gerardo León - 3

Pintor Gerardo León - 4