Tabasco.- El gobernador Adán López Hernández advirtió este viernes que detener la dispersión del virus es un llamado a la sociedad en general, porque “esto no es sólo trabajo del gobierno, (ya que) tiene que haber corresponsabilidad ciudadana”.

“De nada sirve que la entidad tenga los mejores médicos y las mejores instalaciones, si la gente sigue haciendo fiestas, si sale a vacilar a la calle, si no sale para lo estrictamente indispensable, si no evita aglomeraciones, si no usa cubrebocas o no procura la higiene de manos”, reclamó.

Acompañado de la secretaria de Salud, Silvia Roldán Fernández, el gobernador recorrió la tarde del viernes las zonas de ingreso y administrativa del nuevo domo hospitalario temporal que se encuentra en el Parque Tabasco, mismo que operará con una plantilla de 256 trabajadores, entre médicos, enfermeras, personal de apoyo e intendentes.

Esta infraestructura es similar a la que opera en el Hospital Regional de Alta Especialidad “Dr. Juan Graham Casasús” y permitirá evitar la saturación de los hospitales.

La secretaria de Salud, Roldán Fernández, adelantó que el nuevo módulo iniciará operaciones a partir del próximo domingo y descartó cualquier riesgo de colapso hospitalario, porque una vez en funcionamiento, la nueva instalación contribuirá a que la entidad pase de las 733 camas de hospitalización para pacientes COVID que tenía hace un mes, a 937.

El jefe del Ejecutivo destacó que el propósito de haber construido esta unidad hospitalaria fue con el fin de atender a los pacientes que se encuentran en la etapa temprana de contagio, como a los que ya están en recuperación.

“En realidad es un hospital con una capacidad instalada de 56 camas, todas con tomas de oxígeno; la idea es que tenga dos funciones: la de hospitalización temprana y otra para recuperación, esto es, que todos los casos graves dados de alta terminen aquí su recuperación”, explicó.

Insistió en el llamado a la población a procurar su salud y ser solidarios con la de los demás evitando todo tipo de reuniones y pidió a las autoridades municipales ser vigilantes de que se cumplan las medidas restrictivas dispuestas por las instituciones sanitarias.