México.- No hay nada “extraordinario ni anormal”, afirmó esta mañana el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, por el presunto toque de queda en el municipio de Apaxtla de Castrejón, en la zona Norte del estado.

Entrevistado en el Palacio de Gobierno en Chilpancingo, el mandatario declaró que lo ocurrido en Apaxtla fue únicamente la reducción rigurosa de horarios para negocios a fin de erradicar problemas relacionados con drogas y alcohol.

“Hay una determinación de varios de los actores que están ahí para enfrentar el problema del alcoholismo y las drogas, y entonces se dijo que iban a cerrar más temprano todo y se fue la nota de un toque de queda, pero no hay nada extraordinario ni anormal”.

“Eso es lo que hay, no hay otra cosa, se ha hecho un excesivo comunicado de algo que no tiene nada de anormal”, afirmó.

El gobernador de extracción priista reiteró que no existe toque de queda en ese municipio, sino únicamente la reducción de horarios para todo tipo de establecimientos.

La semana pasada, en un documento presuntamente firmado por el Movimiento Apaxtlense Adrián Castrejón y el ayuntamiento, se anunció un toque de queda a partir del pasado viernes 4 de octubre debido al tema de inseguridad e incremento de alcoholismo entre menores de edad.

El tema fue retomado por el mismo obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, quien afirmó que los toques de queda en esa zona de la entidad los ha impuesto el narcotráfico y ha extendido su territorio.