Guerrero.- El asesinato de los 10 músicos indígenas, ocurrido el pasado 17 de enero en un tramo de la carretera Mezcalcingo-Tlayelpa, "fue una acción que nosotros ubicamos como una acción de venganza", dijo el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores.

Entrevistado, luego de la instalación de la Mesa Regional de Coordinación para la Construcción de la Paz, el mandatario priista habló sobre la reunión que ayer diez gobernadores tuvieron con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

También habló sobre el tema de los músicos asesinados en Chilapa y los niños comunitarios, que el fin de semana pasado fueron presentados y marcharon armados en Alcozacán.

"Hay mucha claridad del gobierno federal, Independientemente que haya o no haya platicado con el presidente, hay mucha conciencia que esta es una disputa territorial y que tiene que ver con una pugna que hay no de ahorita".

"Ayer se cumplió un año donde fallecieron asesinados 10, lo que nosotros seguimos concluyendo es que esto (asesinato de músicos), fue una acción que nosotros ubicamos como una acción de venganza, por la crueldad con la que se dio", señaló Héctor Astudillo.

El 27 de enero del año Pasado, en Rincón de Chautla fueron asesinados 10 presuntos integrantes del grupo comunitario por la Paz y la Justicia, cuando intentaron Irrumpir en ese poblado de la CRAC-PF.

De acuerdo con el mandatario, la masacre del pasado 17 de enero en Mexcalcingo, fue una respuesta a la matanza de 10 en Rincón de Chautla el año pasado.

También, insistió que se debe insistir con el tema de los niños comunitarios, y adelantó que serán muy cuidadosos en la comunicación con representantes de los grupos armados "porque es un juego notablemente de uno, dos, es un asuntos que no podemos perder de vista".

A una 11 días del homicidio de los músicos indígenas, la única actualización por parte de autoridades de justo, es que el grupo responsable del crimen ha sido identificado como Los Ardillos.