Villahermosa, Tabasco.- Sin recurrir a ningún tipo de empréstito emergente, Tabasco va a salir adelante y seguir consolidándose como la capital social y económica del Sureste, aseveró el gobernador Adán Augusto López Hernández, al descartar este martes 6 que su administración vaya a endeudar al Estado con el pretexto de la alerta sanitaria propiciada por el COVID-19.

“Los tabasqueños pueden tener la confianza de que nuestro sector salud tiene todo para afrontar la pandemia y de que el Gobierno se preparó con anticipación, responsablemente, para que así fuera; no vamos a caer en la irresponsabilidad de contratar mayor deuda para la entidad”, afirmó el mandatario.

En entrevista con un noticiero radiofónico local, Adán Augusto López subrayó que gracias a que su gobierno implementó con anterioridad políticas de racionalidad y austeridad en el gasto público, el Estado no está en las condiciones de otras entidades del país, que sí tuvieron que recurrir a créditos multimillonarios para atender la pandemia.

Presupuesto suficiente

Por lo contrario, enfatizó, Tabasco cuenta con presupuesto para atender primero la contingencia sanitaria y luego, retomar su recuperación económica.

El gobernador indicó que, en aras de superar la fase más crítica de la emergencia, su administración continuará privilegiando una política de racionalización del gasto, pero rechazó que ello implique algún tipo de “reingeniería”, despido de trabajadores o ajustes salariares.

“Está garantizado el empleo de todos los burócratas tabasqueños y en este momento no se tiene previsto ningún recorte de salario; si actuamos de manera correcta, el presupuesto público nos tiene que alcanzar”, puntualizó.

Explicó que, como resultado de un superávit de alrededor de 540 millones de pesos, obtenido de economías derivadas del plan de austeridad, así como de la reestructuración del pago de servicios de deuda y a proveedores durante el ejercicio 2019, desde febrero pasado el Gobierno del Estado comenzó a prepararse para enfrentar la pandemia.

El jefe del Ejecutivo añadió que, desde esa fecha, inició la adquisición de los insumos necesarios para la reconversión de hospitales COVID-19, por lo que hoy, el sector salud estatal está preparado con equipos y personal médico suficientes, para salvar la vida de la mayoría de los pacientes contagiados.

El estado mejor preparado

“Nos preparamos con tiempo para enfrentar esta pandemia; somos el Estado que más cápsulas de traslado de pacientes tiene, además de que adquirió ventiladores, monitores e instrumentales”, insistió, y lamentó que so pretexto de la emergencia, el costo de este tipo de equipos médicos se haya incrementado en el mercado hasta en 500 por ciento.

Reiteró que Tabasco es uno de los estados del país donde se adelantó el arranque de la tercera fase de la emergencia, alrededor de cuatro días antes, por lo que “esta semana y parte de la próxima son vitales y necesitamos ser muy cuidadosos para superar con éxito la etapa más crítica”.

López Hernández informó que, al día de hoy, en la entidad existe una disponibilidad de 68 por ciento en camas de hospitalización, y de 78 por ciento de un total de 300 camas con ventiladores y monitores, que son las destinadas a los enfermos más complicados.

Hospitales con capacidad

Destacó que esa capacidad, en los próximos días se incrementará en casi 35 por ciento, lo que representa 100 camas más, con la puesta en operación de burbujas termoaislantes en el Hospital Regional de Alta Especialidad “Juan Graham Casasús” y la reconversión de los hospitales generales de Comalcalco y Tenosique, así como del Centro de Salud con Servicios Ampliados “Maximiliano Dorantes” en Villahermosa, que serán operados por el Ejército.

“Esto (la incorporación de estos hospitales) nos va ayudar a que no colapse el sistema de salud, en caso de que se dispare el número de pacientes que requieran hospitalización”, mencionó López Hernández.

Dijo que los nuevos espacios deben ser suficientes “si los tabasqueños somos cuidadosos, tomamos las medidas de precaución y guardamos la sana distancia”; pero si la gente no se cuida, advirtió, “ni con cinco mil camas alcanzaría”.

El gobernador aseguró que el personal médico que está en la primera línea de batalla cuenta con todo el equipo de protección que exige la atención de esta enfermedad y hasta ahora, “ningún doctor o enfermero en Tabasco puede decir que se les ha escatimado un guante o una careta”.