México.- Auditorías realizadas a los fondos entregados para enfrentar la emergencia por los sismos de 2017, detectaron malos manejos en Oaxaca, Estado de México, Morelos, Chiapas y Sagarpa, principalmente.

El manejo irregular de los recursos destinados a enfrentar los efectos de los sismos de 2017 en el país dejó daños al erario por al menos 667 millones de pesos.

De acuerdo con un reporte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) sobre revisiones de ese año, que aún están en proceso de seguimiento, Oaxaca fue el estado que más anomalías.

La entidad suma 11 casos, que representan 459 millones 789 mil pesos, principalmente por incumplir entrega de aulas, no acreditar el destino de recursos para la reconstrucción e incumplimiento de distintas obras.