México.- Ante la caída de presupuestos y fondos federales, los Gobiernos estatales cargarán la mano a sus ciudadanos.

Para compensar las caídas presupuestales, autoridades estatales arrancaron este 2020 con más impuestos, principalmente alzas al Impuesto Sobre Nómina (ISN) y la creación de nuevos gravámenes al hospedaje, bebidas alcohólicas y juegos de sorteos.

En esa situación se encuentran los estados de Aguascalientes (PAN), Baja California (Morena), CDMX (Morena), Michoacán (PRD), Puebla (Morena), Sinaloa (PRI) y Tamaulipas (PAN), donde los Gobiernos locales apretarán a sus ciudadanos para compensar sus bajas presupuestales.

Aunque en Jalisco (MC) no habrá nuevos impuestos, las autoridades aprobaron un alza del 10 por ciento al cobro de refrendos y licencias, y reactivarán el cobro de 500 pesos por verificación vehicular, el cual no se aplicaba desde 2017.

En Aguascalientes, la tasa del ISN pasó del 2 al 2.5 por ciento, al menos por los próximos dos años.

Lo mismo ocurrió en Baja California, donde este gravamen pasará de una tasa del 2.43 a una del 3 por ciento, aunado a impuestos sobre servicio de hospedaje y en aplicaciones digitales del 5 por ciento, así como a la venta de gas natural con un 5 por ciento y a la venta de gasolina con un 2.5 por ciento.

En Puebla se autorizó aumentar el ISN del 2.5 al 3 por ciento, así como nuevos impuestos del 3 por ciento por servicio de hospedaje, del 6 por ciento a loterías y sorteos, y del 3 por ciento a juegos con apuestas.

En Guanajuato se aplicará un gravamen a bebidas alcohólicas del 4.5 por ciento y a la venta de bienes inmuebles del 5 por ciento, además de un incremento del 2 al 4 por ciento al impuesto por servicios de hospedaje.

En la Ciudad de México se aprobaron impuestos de 4.5 por ciento a bebidas alcohólicas y de 10 por ciento a los juegos de apuestas.

En Sinaloa se cobrará un gravamen del 10 por ciento a las apuestas en casinos y se aplicará el ISN a los trabajadores que ofrecen servicios por honorarios o outsourcing, exceptuando a los empleados del sector público.

Mientras que en Tamaulipas se aprobó gravar con 10 por ciento la venta de cerveza y tabaco, y en Michoacán se creó un nuevo impuesto por Extracción de Materiales.