México.- El protocolo de investigación del Prep en México, que involucra a más de 800 personas de poblaciones clave de clínicas de Ciudad de México y Guadalajara, entre ellas a hombres que tienen sexo con hombres (HSH), mujeres transexuales, trabajadoras sexuales, puede contribuir a reducir en 97 por ciento la transmisión del virus de inmunodeficiencia humana (VIH). No obstante, puede elevar otras infecciones de transmisión sexual que son “absolutamente tratables”.

Carlos Magis Rodríguez, quien forma parte de la investigación del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), explicó que aunque en el país ya se encuentra circulando la Profilaxis Previa a la Exposición (Prep), este tratamiento cuesta en el sector privado unos 10 mil pesos, a pesar de contener sustancias genéricas, y la idea es que el gobierno lo adquiera a 800 pesos.

El precio de venta al público depende del distribuidor: un frasco de 30 tabletas puede conseguirse en farmacias en 4 mil 599 pesos y el original Truvada, hasta en 15 mil 873 pesos.

El protocolo de investigación, que arrancó desde 2018 y tiene previsto culminar en 2020, pretende demostrar “no que el Prep funciona, su protección es muy elevada y está demostrada científicamente”, sino que la adherencia de los sectores claves y de riesgos para suministrarse este tratamiento –basado en una toma diaria a la misma hora– puede evitar el contagio del VIH.

Se tiene bajo vigilancia, dijo en entrevista, a 800 personas, pero la idea es llegar a mil, a la cuales se les hará todo tipo de seguimientos durante un año.

En el proyecto de implementación de Prep pretende abarcar otras ciudades de México, además de CdMx y Jalisco. “Queremos contribuir en el diseño e implementación de políticas públicas de prevención, estrategias y programas que incorporen componentes de Prep por medio de la implementación de investigaciones operativas, relacionadas con dicha medida en lugares específicos de Brasil, México y Perú”.

Los reporte hasta ahora, dijo, establecen que México está preparado para lograr lo que se anunció hace unas semanas en España, y adquirir el tratamiento profiláctico y otorgarlo de manera gratuita a toda la población. En este caso, se suministraría mediante la red institutos y hospitales de salud estatales y federales, clínicas y centros de atención para personas con VIH/sida, y sería decisión del IMSS y el Issste incluirlos.

“Si en México se calcula que hay 1 millón de hombres que tienen sexo con otros hombres y aproximadamente hay 100 mil mujeres transexuales, otorgar el Prep a 20 por ciento de esta población beneficiaría a 220 mil personas en riesgo de contagiarse, ya sea porque su pareja es portador o por dedicarse al trabajo sexual. Nosotros creemos que la aceptación se puede elevar a más de 50 por ciento, es decir, a 550 mil”, refirió.

Magis Rodríguez subrayó que es más importante romper con la cadena de contagio del VIH que centrarse en discutir si se infectarán de otros padecimientos de transmisión sexual, contra los cuales ya existen tratamientos. “Podrían incrementarse las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), pero se cuenta con medicamentos adecuados; además, este tipo de protocolos obliga a que cada mes se hagan pruebas de laboratorio y los podemos curar de gonorrea, de sífilis, en caso de adquirirse. Enfermedades que se detectarían a tiempo y no evolucionarían por el tipo de control”.