Guerrero.- Los grupos armados que operan en localidades, mayormente indígenas, en el municipio de Chilapa, no serán replegados por las fuerzas del orden público, -a pesar de que una de ellas es señalada de vínculos con el grupo delictivo Los Ardillos-, sentenció la Secretaría de Seguridad Pública estatal.

A través de David Portillo Menchaca, titular de la SSP, se dio a conocer que esos grupos que operan en Chilapa “están reconocidos como policías comunitarias” y por lo tanto, la autoridad los tratará de esa forma, siendo que son los grupos que han provocado disputas armadas desde el 2014.

La semana pasada, el mismo gobernador  de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, reclamó que en su gira en los pueblos que presentan conflictos en Chilapa, hubo presencia de encapuchados con armas de uso exclusivo de fuerzas armadas, a pesar de esto no hay intención del gobierno del repliegue de grupos en esa zona de la entidad.

“No podemos hablar de replegar a un grupo delictivo porque de lo se trata es de restablecer la seguridad en esa zona y en general en toda la zona de Chilapa y la Montaña baja, porque si no fijamos la ciudad no presenta mayor problemática como esa zona en conflicto fuerte entre policías comunitarias porque así las puedo llamar y no se trata de replegar porque no están identificados como grupo delictivo ni existen denuncias de que sean de un grupo”, justificó David Portillo.

Entre otros temas, aceptó que hay una situación de puntual violencia en las regiones Norte y Tierra Caliente “que vienen a perjudicar en la incidencia delictiva”.

En el caso de la región Norte, una de las líneas de investigación, del repunte de inseguridad, es la liberación de reos –presuntamente detenidos por el caso Ayotzinapa- y que buscan recuperar el control de las zonas que tenían antes de ser detenidos por autoridades federales.