Ciudad de México.- El secretario de gobernación de Hidalgo, Simón Vargas Aguilar, señaló a tres activistas de ser responsables de actos de “agitación social”, luego que autoridades cancelaron el jueves 6 un evento en Ixmiquilpan al que asistiría el gobernador Omar Fayad, debido a la “falta de seguridad y probables actos de violencia” de parte del Movimiento Hidalguense Contra el Gasolinazo y la Carestía (MCGyC).

Vargas Aguilar señaló directamente a los activistas Lorenzo Bautista, Armando Monter y Adrián Medina estar detrás de actos que“agitan a la gente por intereses personales y que ponen en riesgo a la sociedad.

Adrián Medina, miembro de MCGyC, responsabilizó a las autoridades “por cualquier cosa que nos pudiera ocurrir, basándonos en sus palabras finales, que dejan entrever su intención represora: Yo espero que no quieran tomar ese camino (oponerse) porque todos saben lo que pasa cuando hay enfrentamiento (con la policía)”.

El jueves 6, los pobladores de Ixmiquilpan –miembros de MCGyC- convocaron a un boicot pacífico por la visita del gobernador Omar Fayad al municipio, debido a su opacidad y nula respuesta tras la exigencia de justicia por el asesinato de dos manifestantes (Alan Giovanni de 22 años de la comunidad Dios Padre y Fredy de 25 años de la comunidad Maguey Blanco) el 5 de enero durante un cierre de la carretera federal México-Laredo contra el gasolinazo.

La protesta añadió también la consigna generalizada de repudiar el regreso de la policía estatal al municipio, debido a que dicha institución se encargó de asesinar a esas dos personas y mantuvo una constante cerco de vigilancia en el municipio.

Desde la madrugada, los manifestantes sitiaron con trailers las calles del centro histórico y recibieron la presencia solidaria de varias organizaciones sociales que llegaron al plantón permanente en el “búnker” en la Comercial Mexicana para sumarse al boicot.

Sin embargo, Pascual Charrez Pedraza, edil municipal y uno de los implicados en la represión del 5 de enero, decidió cancelar el evento y argumentó que los integrantes del MCGyC estaban armados y de esa manera amenazaron a los traileros.

El MCGyC se consolidó a partir de llamado gasolinazo, y es una agrupación de carácter autónomo, federativo e incluyente en la que participan distintos representantes y voceros de varias regiones hidalguenses, que han extendido su lucha para participar en movimientos de carácter nacional como la “Asamblea Nacional de Resistencias Ciudadanas”, codo a codo con los padres y madres de los 43 de Ayotzinapa, así como en protestas estatales con otros movimientos en Michoacán, San Luis Potosí, Querétaro y la Ciudad de México.

Con información de Proceso