La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el Banco de México (Banxico), anunciaron un recorte al gasto público para 2016 por 132.3 mil millones de pesos - 0.7% del PIB – y una elevación de la tasa de interés referecial en 50 puntos bases a 3.75 por ciento.

Petroleos Mexicanos (Pemex), asumirá la mayor cantidad del ajuste preventivo, que será de 100 mil millones de pesos, mientras que el Gobierno Federal reducirá inmediatamente su gasto por 32 mil millones de pesos.

Con esta reingeniería del gasto público, se redujo el número de programas presupuestales al pasar de 818 el año pasado a 605 este año, es decir, una disminución de 26 por ciento.

El recorte se debe a la presión asociada al desplome en los precios del petróleo, la desaceleración de la economía mundial y la incertidumbre sobre el ritmo de las tasas de interés en Estados Unidos.

Asimismo, el gobierno desea enviar un mensaje que dé certidumbre al mercado internacional sobre la estabilidad de las finanzas públicas del país, según el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

Hace unos días, el secretario de Hacienda advirtió que la volatilidad que se vive en los mercados internacionales no se prolongará hasta el punto de que aumenten los precios de bienes en México.

Con información de El Financiero