Villahermosa, Tabasco.- Esta semana, ciudadanos de dos municipios dieron cuenta en redes sociales de atropellos policiacos: dos ciudadanos que iban en motocicleta a la clínica del IMSS de Cunduacán, cabecera del municipio del mismo nombre, fueron llevados a la Dirección de Seguridad Pública por instrucciones de la alcaldesa Nydia Naranjo Cobián, y en Teapa, un agente policiaco le dio un puñetazo a un mujer con tal fuerza que la hizo caer.

El jueves 21 Felipe Vázquez Morales trasladaba en motocicleta a su hermano José Santos Vázquez Morales a “urgencias a la clínica del IMSS de Cunduacán”, debido a que se sentía mal de salud, con problemas para respirar y presión alta.

Felipe denunció que al llegar al retén de Salud ubicado en la ranchería Huacapa y Amestoy “nos toman la temperatura y nos retiran, pero en seguida los policías nos detienen que porque viajábamos dos en una motocicleta”.

“Vamos a urgencias y por esa razón, al no haber transporte porque eran la 1 pm aproximadamente, pedimos prestada una moto”.

Alcaldesa de Cunduacán, Tabasco

Alcaldesa de Cunduacán, Tabasco

-No pueden seguir, eso es una infracción –dicen los agentes.

Los ciudadanos repiten que van de urgencia.

-Muestra la tarjeta del IMSS con la fecha y hora de consulta –exigen los policías.

-No hay fecha ni hora debido a que es una URGENCIA –repite Felipe.

-No le hagamos a la m... da, porque no es cierto –amonesta grosero el policía.

En ese momento Felipe llamó por teléfono a la señora Nidia Naranjo Cobián, presidenta municipal, para explicarle que los estaban deteniendo de manera injusta ya que era una urgencia por lo que iban.

La presidenta municipal pidió poner el altavoz del celular y el encargado de esa guardia en el retén de Salud se alejó con el teléfono. Él le dijo a la señora que era mentira de que tuvieran cita, aunque los ciudadanos nunca dijeron que la tuvieran.

-No quisieron pararse al marcar el alto y no quieren identificarse –mintió el policía.

“Fue en ese momento que la señora presidente indicó nuestra detención”, denuncia Felipe.

Los policías los bajaron por la fuerza de lo motocicleta, esposaron y subieron a la patrulla sin darles ningún documento de la motocicleta que quedó en la vía pública.

Al llegar a Seguridad Pública de Cunduacán, cabecera municipal del mismo nombre, piden un médico para la atención que se necesitaba o que alguien los llevara al IMSS.

Les dijeron que llegaría el médico legista para evaluar al familiar, para ver si era cierto que estaba enfermo... Nunca llego tal médico y los dejaron ir.

Felipe muestra la receta médica que indica la hora de atención, la medición de la presión arterial y lo que se le suministró para controlar la prisión, después de hora y media en observación le dieron de alta teniendo la presión ya un poco restablecida.

“Salimos del IMSS quisimos ir a ver lo de la moto y nos dijeron que no, que hasta mañana, y no nos dieron ningún documento del levantamiento de la moto la cual nos informaron que fue llevada al corralón de Grúas Salomón”, dijeron.

Para recuperar la motocicleta los hermanos tuvieron que pagar mil 50 pesos.

Policía golpea a mujer

El otro atropello fue en Teapa, en un video tomado por los vecinos se ve al agente policiaco forcejar con una mujer y la derrumba con un puñetazo.

A través de las redes sociales, fue viralizado un video en el que tres agentes municipales discuten con dos hombres y una mujer a las afueras de su domicilio, en un área de condominios.

La discusión subió de tono, pero la mujer logra que los dos hombres ingresen al domicilio, momento en el que uno de los policías intenta jalar un objeto, que se encuentra al interior de la camioneta, pero la fémina impide que abran la unidad, alegando que no pueden bajar nada.

Uno de los agentes le obstruye el paso, forcejean y la mujer cae al suelo de rodillas frente al policía, logra ponerse en pie y reclama al policía la agresión, hasta que el uniformado la golpea con un puñetazo en el rostro.

Ante la agresión a la mujer, vecinos del lugar que observaban de lejos salen de sus casas a reclamarle a los policías por el uso de la fuerza injustificada, pues ellos eran tres contra uno.

La mujer toma un trapeador y golpea al policía, los hombres que estaban al interior del domicilio, salen a increpar a los policías, quienes, al verse rebasados en número, cortan cartucho de sus armas largas y las pistolas, para comenzar a retirarse en medio de los gritos.