Chilpancingo, Guerrero.- La subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación (SEGOB) censó este viernes a alrededor de 80 familias de desplazados a causa de la violencia de los municipios de Zitlala y Leonardo Bravo.

Las actividades van encaminadas a garantizar la implementación de seguimiento de medidas de protección de derecho humanos a pobladores de las comunidades de la Sierra de Leonardo y de Tlaltempanapa.

Los desplazados que, el mes pasado regresaron a Guerrero tras permanecer mas de un mes en plantón a las afueras del Palacio Nacional, recibirán apoyos económicos para la adquisición de productos de la canasta básica y el arrendamiento de viviendas.

El censo se realizó la mañana de este viernes en el Auditorio Municipal de Leonardo Bravo, ubicado en Chichihualco, el cual sirve de refugio temporal de desplazados.

La visita de funcionarios del gobierno federal, se debió a l cumplimiento de los primeros acuerdos a los que llegaron los desplazados con la subsecretaría de derechos humanos, durante el plantón en la Ciudad de México.

Hasta el momento, no se han dado a conocer el cumplimiento del resto de los acuerdos, como el asunto de reubicar a las familias y garantizar las medidas de seguridad.