Guerrero.- El gobierno de Guerrero, a través de la Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz, afirmó –otra vez– que “no hay evidencias” que comprueben la muerte de más de 10 personas por la violencia en el municipio de Zirándaro de los Chávez.

En un comunicado, el portavoz de seguridad en Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, negó que haya una crisis humanitaria en ese municipio de la región de Tierra Caliente, luego de los enfrentamientos que desde el miércoles protagonizan el Cartel Jalisco Nueva Generación y La Nueva Familia Michoacana.

De acuerdo con la autoridad, no existen elementos para comprobar que haya 13 muertos entre las localidades de La Calera y San Rafael, tal y como informó el alcalde morenista de Zirándaro, Gregorio Portillo.

“Únicamente se tiene el registro de cuarenta y dos personas que decidieron salir de San Rafael, cuyo traslado fue custodiado a la cabecera municipal y cien personas más con destino a Guayameo, tal y como se advierte, la cifra es muy inferior a la que se ha manejado en algunos medios”.

“Así mismo, se informa que no se han presentado enfrentamientos ni actos de violencia en las últimas cuarenta y ocho horas”, afirmó el funcionario.

El alcalde denunció que los enfrentamientos iniciaron desde el miércoles y hasta el día jueves no había presencia de ninguna autoridad, hecho que había provocado el desplazamiento forzado de decenas de personas.

Actualmente la zona es resguardada por agentes de la policía del estado, Ejército Mexicano y otras corporaciones de seguridad, a fin de garantizar seguridad a los poblados de Zirándaro, que conectan con la zona serrana.