México.- Los biofertilizantes son productos agrobiotecnológicos, que contienen microorganismos vivos o latentes, y que incrementan la productividad y sanidad de los cultivos. Estos productos son cada vez más utilizados en la agricultura, pero aún su participación es escasa. Se privilegia el uso de fertilizantes químicos.

Una de las tres principales fuentes de óxido de nitrógeno (gas efecto invernadero) presente en la atmósfera, es la fertilización de la tierra para el cultivo. Se estima que 78 por ciento de las emisiones de óxido nitroso viene de la agricultura.

Según el presidente del Consejo Mexicano de Agrobiotecnología (CoMaBio), Marcel Morales Ibarra de los cinco millones de toneladas de fertilizante que México utiliza en sus prácticas agrícolas, 75 por ciento, actualmente es importada. Por ello el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, tiene entre sus prioridades, generar fertilizantes a través del programa respectivo que arrancará con un piloto el 8 de febrero próximo en Guerrero.

El titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), ha precisado que como parte de esa estrategia, también habrá producción de fertilizantes amigables con el medio ambiente. Sin embargo no se ha detallado sobre este aspecto. El programa prevé la reactivación de tres plantas que producirán fertilizantes nitrogenados.

Para la CoMaBio los biofertilizantes son una buena opción ante el deterioro de los suelos nacionales Se calcula que 92 por ciento de los suelos tienen baja fertilidad. Aunque los biofertilizantes no reemplazan a completamente el uso de los fertilizantes o pesticidas sintéticos, sí constituyen una alternativa viable para reducir de manera sustantiva la cantidad utilizada actualemnte de estos productos químicos, se establece en el la investigación Biofertilizantes: la solución a la productividad en el Campo, realizado por expertos de la Universidad Autónoma Chapingo (Uach) y del Colegio de Postgraduados.

Estimaciones de la FAO indican que el uso de fertilizantes ha crecido en los últimos años, 1.8 por ciento anual. Para el año pasado la demanda anual global de fertilizantes fue de poco más de 200 millones de toneladas, la mayor parte fueron nitrogenados, ello ha llevado a la contaminación de, por ejemplo del agua. Entre 1950 y 1998 el uso de fertilizantes químicos se multiplicó nueve veces.