Ciudad de México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que no quiere pleito con los gobernadores de los estados y recalcó la postura del Gobierno federal de no imponer ningún plan para desplegar la nueva normalidad en el país generada por el Covid-19.

"Con diálogo, no peleándonos, buscando los acuerdos y también no obligando a nadie. Nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho", destacó a unas horas de que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, demandó a los mandatarios a seguir el regreso escalonado a las actividades de manera uniforme, como lo recomendó el Consejo Nacional de Salubridad, y no con un semáforo propio como lo propusieron los gobiernos locales según el avance del virus en sus territorios.

El presidente de México aseguró que existe una buena relación con los gobernadores, pero les recordó que sólo siendo austeros y disminuyendo el gasto del gobierno a la ciudadanía será posible contar con mayores recursos económicos para combatir la pandemia del Covid-19 en sus lugares de origen.

López Obrador también los convocó a no endeudar a sus estados y de paso informó que el gobierno de la República les hará llegar en unos días más recursos adicionales por 60 mil millones de pesos provenientes del Fondo de Contingencia para estabilizar los recursos con los que cuentan.

"Hay un fondo de contingencia de alrededor de 60 mil millones de pesos, así como existe un fondo para estabilizar presupuestalmente al gobierno federal en caso de una crisis, es un fondo de 150 mil millones, así existe un fondo de 60 mil millones para estabilizar presupuestos de gobiernos estatales y ya hacienda les va a entregar de acuerdo a las fórmulas ese fondo, es un extra a lo presupuestado”, detalló ante los medios de comunicación.

Con información de Notimex