México.- Como parte del Paquete Económico 2020, el Gobierno de México propuso aumentar en 91% la cuota por la prestación de “servicios migratorios en aeropuertos” a pasajeros de vuelos internacionales.

La administración mexicana propuso a la Cámara de Diputados el aumento del 91% con el cual la cuota pasaría de 77.91 pesos a 149.02 pesos.

La iniciativa de aumentar el cobro de la prestación de los servicios migratorios en aeropuertos a pasajeros de vuelos internacionales que abandonen el territorio nacional y la propuesta se puede consultar en la Gaceta parlamentaria de la Cámara de Diputados que se publicó la semana pasada.

Entre las iniciativas del Ejecutivo Federal, en el Anexo E, se encuentran los decretos que reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Iniciativa de Ley Federal de Derechos (LFD).

De acuerdo con la LFD, este ajuste del Derecho de Servicios Migratorios fortalecerá la posibilidad de atender de manera eficiente:

Cada trámite

Mejorar los mecanismos tecnológicos de control migratorio

Agilizar las salidas de los pasajeros que abandonan nuestro país en vuelos internacionales

Fortalecer la seguridad nacional.

“El ajuste de la cuota del Derecho de Servicios Migratorios que se plantea refleja el costo que le representa a la autoridad satisfacer las necesidades de operación, considerando la migración es un fenómeno mundial de interés nacional, que se atiende con apego a los derechos humanos” se lee.

La LFD establece que al tratarse de pasajeros que abandonen el país por vía aérea, la cuota deberá ser recaudada por las líneas aéreas, y que deberán enterar el pago mediante una declaración que se presentará ante el SAT.

“El incremento a la cuota propuesta en el artículo 12 de la LFD se caracteriza por atender de manera directa al costo que le representa al Instituto Nacional de Migración la prestación del servicio, en cuanto a su cobertura, calidad y demanda”, justifica la iniciativa.

De acuerdo con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la razón del aumento es buscar “atender de manera directa el costo que le representa al INM la prestación de servicio, en cuanto a su cobertura, calidad y demanda”.

Para el gobierno, el servicio que lleva a cabo el Inami “reporta un beneficio para los usuarios nacionales y extranjeros, con motivo de la seguridad y control de todas las personas que abandonan el país abordando vuelos internacionales”.

Incluye también la autorización del Formado de Salida de Menores o el control de listas APIS (Información avanzada del pasajero), que vive para gestionar de manera más eficiente las aduanas y además arroja datos estadísticos fiables sobre turismo y migración.

La iniciativa también propone que los demás ingresos que se obtengan por la recaudación de los derechos establecidos, sean destinados a programas de: capacitación y modernización tecnológica y al equipamiento e infraestructura para mejorar el control migratorio y programas que dependen del INM.

También serían considerados los ingresos obtenidos por el visitante sin permiso para realizar actividades remuneradas sin fines turísticos.

De acuerdo con cifras del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), de enero a agosto de 2019 se registraron 5 millones 954 mil 265 pasajeros en salidas internacionales, por lo que se recaudaron 463.8 millones de pesos; con el alza propuesta para 2020, con ese mismo número de pasajeros, se obtendrán 887.3 millones de pesos.

La modificación a este impuesto no está previsto para su inmediata puesta en vigor el 1 de enero de 2020 ya que se estima se otorgue un periodo de 90 días para que las compañías aéreas se adapten.

“Con la intención de que esta variación en la cuota del derecho no afecte la inercia recaudatoria con las empresas aéreas internacionales de pasajeros y con el objetivo de seguir facilitando los flujos migratorios, se propone adicionar una disposición transitoria que establezca que la modificación al artículo 12 de la Ley Federal de Derechos entrará en vigor a partir del 1 de abril de 2020, dijo el Gobierno de México.

Cabe mencionar que en febrero, el diputado Javier Julián Castañeda Pomposo, del conservador Partido Encuentro Social (PES), aliado del oficialista Morena, propuso un aumento radical del 388% por ciento, pero no prosperó.

Hace tres años, en 2016, la Cámara de Diputados ya había turnado a comisiones una minuta del Senado para incrementar la cuota de los entonces 66.09 pesos que costaba hasta 132 mil 18 pesos, un aumento del 100 por ciento, pero en aquel momento tampoco prosperó.

También recientemente se ha comenzado a escuchar la entrada en vigor de nuevos impuestos a las aplicaciones de renta de inmuebles, así como a las aplicaciones de movilidad bajo el supuesto de una “regulación” fiscal.