México.-Un gol de penal de último minuto cobrado por Raúl Jiménez le permitió al Wolverhampton rescatar un punto como local contra el Burnley FC, quien se encontraba al frente en el marcador desde el minuto 13.

El gol de Jiménez desde los 11 pasos ocurrió al minuto 97 del partido, luego de que el árbitro central del encuentro decretara un penal durante el tiempo de compensación.

Con gran seguridad, Jiménez logró engañar al portero Pope y mandar el balón al fondo de la red para inaugurar su cuenta en la presente temporada en la Premier League.