Chilpancingo. En el país continúa la discriminación laboral pese a los tratados y recomendaciones que organismos como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) han suscrito a fin de terminar con esta práctica; y las mujeres indígenas con discapacidad son vulnerables a sufrir hasta tres veces mayor discriminación, según explicaron los doctores Gustavo Hernández Rivera y Raúl Valdés Cruz, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Las mujeres indígenas con discapacidad suelen ser vulnerables tres veces más a ser discriminadas que el resto de la población, lo cual es una de las situaciones que más preocupa a la ONU en su recomendación a México emitida en 2014 respecto a trabajo y empleo, según explicó Valdés Cruz, en su exposición Trato adecuado hacia las personas con discapacidad como trabajador.

Precisó que está situación se da por partida triple: “por ser mujeres, por ser indígenas, por ser pobres, por estar marginadas, y a parte por tener discapacidad; entonces, si hiciéramos un algoritmo matemático, pues las pone con una posibilidad de desarrollo ínfimo”, expuso.

La mañana de este día la delegación de la Secretaría del Trabajo en Guerrero ofreció el taller La inclusión laboral como derechos humano y trato adecuado a las personas con discapacidad, como trabajadores impartido por representantes de la CNDH, con la finalidad de sensibilizar e informar a empleadores y sociedad en general, sobre el derecho de trabajo para personas con discapacidad, el cual está garantizado en las leyes mexicanas.

De acuerdo con cifras que presentaron en el taller, en Guerrero hay una población de 129 mil 869 personas con discapacidad; sin embargo, desde la CNDH no existen cifras sobre el comportamiento laboral de este sector de la población.

Sobre las personas con algún tipo de discapacidad en Guerrero, se desprende que de las 129 mil 869 personas en esta condición, hay 73 mil 300 con discapacidad motriz, 31 mil 724 con discapacidad visual, 14 mil 151 con discapacidad auditiva, 13 mil 151 con discapacidad en el habla o de comunicación, 5 mil 354 con discapacidad para atender cuidado personal, 4 mil 409 de aprendizaje, y 12 mil 057 con discapacidad mental.

En entrevista, el doctor Gustavo Hernández Rivera dijo que a nivel nacional hay una taza muy baja de desempleo para personas con discapacidad, y no se cumple con 3 por ciento de la plantilla laboral para este sector de la población que recomienda la ONU.

“Sigue habiendo discriminación porque desde el momento en el que una plaza no puede ser aplicada por una persona con discapacidad, no porque no lo permita el patrón, digamos, sino porque no existen herramientas, ajustes, diseños universales, la discriminación ya se da; y como dice la convención sobre los derechos de las personas con discapacidad: la misma denegación de ajustes razonables implica discriminación”, añadió.

Dijo que “desde el momento en que un inmueble no cuenta con las infraestructura de acceso a personas con discapacidad, se inicia la discriminación laboral”;  como es el caso de la delegación de la Secretaría del Trabajo en Chilpancingo, que no cuenta con accesos a personas con discapacidad.

Reconoció que la CNDH no tiene un diagnóstico sobre la situación laboral de personas con discapacidad, y que desde el área de supervisión de la Comisión iniciaron el diseño de un informe que tendrá que estar terminado a finales de este año.