Ciudad de México.-Groenlandia sufrió el año pasado una pérdida anual de masa de hielo cifrada en unas 532 gigatoneladas, lo que supone un 15% más que lo registrado en 2012 y revierte la tendencia de menor pérdida observada en el periodo 2017-2018, según un estudio que publica la revista 'Communications Earth & Environment'.
Publicidad

La capa de hielo de Groenlandia es uno de los mayores contribuyentes al aumento del nivel del mar y se asocia con unos 0,76 milímetros por año, del total de unos 3,5 milímetros anuales de aumento medio entre de 2005 a 2017, recuerda la revista del grupo Nature.

Un equipo de expertos encabezado por Ingo Sasgen, del Instituto alemán Alfred Wegener de Investigación Polar y Marina, usó datos de 2013 a 2019 procedentes de las misiones espaciales GRACE (Experimento Climático y de Recuperación de la Gravedad) y GRACE-FO para cuantificar la pérdida de masa de hielo.

Los datos señalan que solo en julio del año pasado se registró una pérdida de la capa de hielo de unas 223 gigatoneladas y en el conjunto de 2019 fue de 532, 1 millón de toneladas de hielo por minuto. Esto es un descenso "sin precedentes" desde el periodo 1948-2019.
Publicidad

Este récord rompe la tendencia de los dos años previos, cuando el nivel de fusión fue "anormalmente bajo" y la pérdida de hielo fue un 58% menos que el promedio de 2003 a 2018. El equipo atribuye ese menor nivel a dos veranos anormalmente fríos en el oeste de Groenlandia y a la cantidad de nevadas en otoño e invierno en el este del territorio.

Sin embargo, en el verano de 2019, las condiciones se invirtieron en gran medida, con el dominio de las condiciones anticiclónicas sobre la capa de hielo y el avance de masas de aire cálido de latitud media hacia el noroeste Groenlandia, lo que se combinó con bajos niveles de nevadas.

A pesar de la desaceleración registrada en 2017 y 2018 y la gran variabilidad de un año a otro, la rápida pérdida en 2019 indica que la capa de hielo de Groenlandia "ha permanecido en una trayectoria de creciente pérdida de masa desde finales de los años 90 en respuesta al calentamiento del Ártico", escriben los autores.