México.- En medio de los tres días de duelo de luto nacional que decretó el régimen de Daniel Ortega en Nicaragua, la misa-homenaje con la que se despidió al poeta, revolucionario y sacerdote Ernesto Cardenal se vio empañada por una turba de integrantes y seguidores del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Un centenar de personas que llegaron a la Catedral Nueva de Managua con pañuelos rojinegros esperaron el arribo del féretro de Cardenal –exministro de Cultura de Ortega, para luego convertirse en su crítico más duro por aferrarse al poder en su regreso al gobierno en 2007–, y lo que comenzó con consignas como “¡No pudieron y no podrán!”, en referencia a las protestas de 2018 en contra del gobierno, se convirtió en una trifulca con ofensas, golpes y hasta robo de cámaras y herramientas de trabajo a periodistas.

Con gritos como “¡traidor!”, “¡golpistas!” y “¡Viva Sandino!”, los sandinistas, ubicados en la parte trasera de la catedral, interrumpían constantemente la misa de cuerpo presente, lo que ocasionó tensión en familiares y amigos cercanos quienes resguardaron el féretro.

“¡Ernesto Cardenal es cultura, pero era un traidor!”, se escuchó en algunos de los videos que circularon en redes sociales, como en la cuenta de la escritora Gioconda Belli, autora de El pergamino de la seducción, quien acompañó el video con el mensaje:

“Intentos fallidos de que los enviados de RM no respetaran la misa fúnebre de cuerpo presente, para Ernesto Cardenal hoy en Managua. La aberración de mandar a boicotear la misa y por otro lado declarar tres días de duelo nacional muestra la naturaleza psicópata del régimen que sufrimos en Nicaragua”.

Por otra parte, el escritor Sergio Ramírez, Premio Cervantes 2017, criticó al gobierno por enviar a gente humilde a realizar un papel que consideró “ridículo” al profanar una iglesia.

Al concluir la misa, el féretro tuvo que salir por una puerta lateral. Esto luego de que la milicia nicaragüense resguardara la funeraria donde se veló el cuerpo del autor de Canto Nacional y premios como el Pablo Neruda en Chile (2009) y Reina Sofía en España (2012).