El grupo interdisciplinario conformado personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), serán los encargados de determinar la causa  de la 322 ejemplares de tortugas marinas, encontrados en playas del estado de Guerrero.

A las investigaciones se sumarán los esfuerzos de instituciones académicas y de investigación.

Asimismo, se informó que en coordinación con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, la  Procuraduría de Protección Ecológica y la Secretaría de Protección Civil, se monitorearán la temperatura del agua, cambios en las corrientes marinas y se realizará un muestreo de los ejemplares

De  igual manera, este grupo de trabajo solicitará la intervención del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria, para que lleve a cabo toma de muestras y análisis de laboratorio, por lo que se ha  establecido un protocolo de registro de los varamientos y de toma de muestras, determinado a partir de las recomendaciones emitidas por investigadores y especialistas en el tema.

De acuerdo con los reportes, los animales muertos fueron encontrados en diferentes grados de descomposición entre la última semana de enero y la primera de febrero del presente  año, principalmente quelonios machos de la especie golfina (Lepidochelis olivácea) y prieta (Chelonia agassizi).

El mayor evento de mortandad fue descubierto tras un recorrido que abarcó más de 20 kilómetros,  desde la zona conocida como Playa Boca Chica, El Carrizal hasta Barra de Nuxco, donde se encontraron 232 cadáveres de tortugas marinas en avanzado estado de descomposición.

En su mayoría dichos ejemplares eran de tortugas prietas (Chelonia agassizii), las cuales de acuerdo a los estudios preliminares no presentan lesiones, no se observó abundancia de parásitos ni evidencias o marcas de redes de pesca en el cuerpo de las tortugas.

Se precisa que la Profepa y Conanp atendieron el reporte Playa Tlacoyunque, con categoría de Área Natural Protegida (ANP), donde se encontraron 70 cadáveres de tortugas en avanzado estado de descomposición y con amoratamiento en cuello.

Además, durante otro recorrido efectuado el pasado 2 de febrero, en atención a los reportes de campamentos tortugueros de Playa Carrizal de Cinta Larga, personal de inspección y vigilancia de la Profepa encontró en un tramo de 5 kilómetros de playa,  20 ejemplares de tortugas marinas muertas en estado de descomposición.

Puntualizaron que en algunos de estos ejemplares se apreció desprendimiento de vísceras y escamas del caparazón, posiblemente por el tiempo que llevan muertas, sin que se observará abundancia de parásitos, evidencias o marcas de redes de pesca en el cuerpo de las tortugas; tampoco golpes.

Informaron también que el 3 de febrero de 2016, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Gobierno del Estado de Guerrero Semaren y la dirección de Protección Civil de esa entidad, reportaron el hallazgo de 123 tortugas muertas en el tramo de Playa Nuxco a Playa Michigan.

La Profepa convino coordinar acciones con la Secretaría de Marina Armada de México, con la finalidad de detectar posibles embarcaciones de pesca en la zona de la contingencia, para lo cual se iniciaron recorridos, sin detectar hasta el momento embarcaciones pesqueras en la zona.

Por último, informaron que durante los recorridos realizados del 6 de febrero a la fecha, la Profepa no ha registrado nuevos hallazgos de cadáveres de tortugas, ni en los campamentos y santuario manejados y supervisados por la Conanp se han presentado nuevos varamientos.

La Profepa y la Conanp recomiendan a los pobladores reportar cualquier nuevo avistamiento de tortugas muertas o aparentemente enfermas y evitar manipularlas o  tener contacto físico con los ejemplares.

Asimismo se han puesto a disposición de la población  los números 747 47 19543, 747 47 19588 y el correo electrónico [email protected], en donde se pueden reportar nuevos casos.