Ciudad de México.- De noviembre de 2019 a la fecha, al menos 100 familias abandonaron la localidad de Bonifacio Moreno, conocida como El Aguaje, municipio de Aguililla, desplazados por la violencia desatada por la guerra entre los grupos criminales del Cartel Jalisco Nueva Generación, Los Viagras y otras células delictivas.

Hace unos días, 20 familias de esta pequeña población de dos mil habitantes, colindante con Buenavista Tomatlán, Tepalcatepec y Apatzingán, pidieron alojo al padre Gregorio López Gerónimo, conocido como padre Goyo, quien solo pudo recibir a 10 familias en la parroquia de El Carmen, el resto fue a otros domicilios de Apatzingán.

“Fue el pasado 19 de julio, dos días antes de que fuera suspendido indefinidamente de mis funciones, que 20 familias me pidieron asilo, hablé con algunos padres de otras parroquias, pero nadie quiso ayudar, y nosotros solo pudimos hospedar a 10 familias de El Aguaje”, comentó el Padre Goyo a medios informativos.

El 15 de octubre de 2019, en una emboscada perpetrada por más de 30 presuntos integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en la carretera Apatzingán-Aguililla, a la altura de la comunidad de El Aguaje, 13 elementos de la policía de Michoacán fueron asesinados y nueve quedaron heridos.

Días después abandonaron El Aguaje al menos 30 familias, reportaron las autoridades del ayuntamiento de Aguililla. A partir de noviembre del año anterior comenzaron los enfrentamientos y balaceras en esa zona, lo que incrementó el temor entre sus habitantes.

El Aguaje es una población muy peculiar, sobre todo en las últimas cuatro décadas. A finales de los 80 eran solo una decena de enormes residencias y un caserío a su alrededor. En la década siguiente creció muy poco, pero en ese pequeño poblado en medio de la nada, entre Apatzingán y Aguililla había una fuente de sodas y una discoteca como en las mejores ciudades de Michoacán.

En Aguililla nació Rubén Oseguera Cervantes, El Mencho, líder del CJNG.

En el inicio de este nuevo milenio se recrudeció la guerra entre grupos del crimen organizado, primero entre los cárteles El Milenio y Los Caballeros Templarios, ambos desaparecidos. Actualmente; ahora, la lucha es entre el CJNG y Los Viagras, así como otras células regionales de Michoacán, particularmente de Tierra Caliente.

Desde las primeras semanas de 2020 reiniciaron los enfrentamientos, por lo que patrullas de la Guardia Nacional (GN), el Ejército Mexicano y Policía Michoacán comenzaron a patrullar para cumplimentar varias órdenes de aprehensión.

La respuesta de los grupos delictivos fue utilizar gente pagada de los municipios de Aguililla, Buenavista Tomatlán y de Apatzingán para el bloqueo de carreteras, principalmente las que conducen de Apatzingán-Buenavista y Apatzingán-Aguililla, prendiendo fuego a vehículos y camiones particulares.

Del 11 de junio a la fecha hubo al menos 10 bloqueos e incendio de unidades, lo mismo que balaceras. En los primeros meses del año fueron reportados al menos 35 familias desplazadas.

El pasado 18 de julio, en la localidad de la Bocanda, a unos kilómetros de la tenencia El Aguaje, hubo un enfrentamiento entre un grupo de civiles armados y elementos de la Guardia Nacional (GN) y de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), con un saldo de varios civiles abatidos, así como dos militares lesionados de gravedad, informó la Fiscalía General del Estado de Michoacán. Al día siguiente, 19 de abril, en El Aguaje fueron localizados cinco personas ultimadas, presuntamente pertenecientes a un grupo del crimen organizado.

Nuevamente se habló de éxodo, unas 15 familias se fueron con familiares de la cabecera municipal de Aguililla y otras pidieron asilo al Padre Goyo. Autoridades del ayuntamiento de Aguililla comentaron que hubo familias que pidieron ayuda para poder trasladarse a Estados Unidos.