México.-Las Chivas de José Saturnino Cardozo son camaleónicas. El Guadalajara se ha convertido en una incógnita para los rivales, ya que el estratega paraguayo ha modificado su planteamiento en cuatro ocasiones a lo largo del torneo, acertijo que tendrá que resolver Miguel Herrera para el próximo Clásico Nacional.

Y es que durante el lapso que estuvo Matías Almeyda al frente del equipo, el Rebaño solía ocupar recurrentemente un mismo esquema de juego; sin embargo, a su llegada, el guaraní ha sido capaz de adaptar otros sistemas en poco más de dos meses de haber comenzado el torneo.

A lo largo del semestre, Cardozo ha sorprendido a sus adversarios con cuatro planteamientos distintos, en donde en un principio la principal cualidad fue el utilizar a dos ejes de ataque naturales en punta.

Posteriormente, el 'Diablo Mayor' sorprendió adecuando su esquema al colocar a cinco mediocampistas y un solo eje de ataque, poblando más el mediocampo, táctica que redituó tres victorias de cinco partidos.

Para el duelo de la Jornada 9 contra Monterrey, Cardozo innovó nuevamente al pasar a una línea de cinco defensores, cuatro mediocampistas y un delantero. Pese a que fue la alineación más 'defensiva' del torneo, las Chivas golearon a los regiomontanos.

La semana pasada, frente a Gallos Blancos, el Guadalajara ocupó otro esquema similar al empleado en la Sultana del Norte, pero con movimientos distintos de parte de los laterales, situación que Rafael Puente del Río reconoció que le sorprendió.

"Chivas planteó de manera distinta a cómo venían jugando. Hicieron jugar por dentro a sus dos laterales que eran Van Rankin y 'Aris', que nos generó problemas para nuestro juego interno que es el que potencía nuestras virtudes y el buen planteamiento de mi colega, empezó ganando la partida", explicó el timonel del conjunto emplumado.