México.- Tres presidentes de gobierno acudieron este viernes (22.02.2019) a la ciudad colombiana de Cúcuta, en la frontera con Venezuela, para asistir y apoyar con su presencia al concierto 'Venezuela Aid Live' ('Venezuela ayuda en directo'). Se trata del anfitrión, Iván Duque, del presidente de Chile, Sebastián Piñera, y del de Paraguay, Mario Abdo Benítez, que presumiblemente participarán también mañana en la entrega de ayuda humanitaria a Venezuela a través del Puente de Tienditas. Además, el autoproclamado presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, hizo aparición también allí, así como el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

"Venimos a ratificar nuestro compromiso de solidaridad con el pueblo venezolano, con ese pueblo que va a quedar en la historia, la resistencia del pueblo venezolano a la tiranía (...) y que hoy está cerca de ese fin que tanto esperamos todos, de ver a Venezuela libre", dijo Abdo Benítez a su llegada a Cúcuta. El presidente paraguayo dijo que se había iniciado un proceso "irreversible" para los venezolanos y "la recuperación de su democracia".

En la misma idea abundó su homólogo chileno: "Nunca la noche está tan oscura como antes de amanecer, y ya está amaneciendo la democracia y el progreso en el pueblo hermano de Venezuela", dijo Piñera. "Esperamos que mañana llegue esa ayuda humanitaria, porque obstruirla es un crimen de lesa humanidad", dijo por su parte el jefe de Estado colombiano, Iván Duque, que dio una rueda de prensa junto a él.

Ausencias y críticas desde fuera

"Aprovecho también para decirle a la señora Michelle Bachelet, altísima comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que venga ya de una (...) vez a ver la cantidad de falta y de lectura de derechos humanos", afirmó el artista español Miguel Bosé durante su actuación en el concierto. El cantante español aseguró que la expresidenta debe hacer "valer la autoridad" que tiene, pues si no visita el país pronto, es que no sirve para el trabajo.

Otra exmandataria, la de Brasil, tampoco estuvo presente, pero se refirió con duras palabras al concierto. Dilma Rousseff, afirmó que la ayuda humanitaria que varios países pretenden hacer llegar a Venezuela a partir de mañana sábado es la "coartada" del Gobierno de Donald Trump para "entrar" en la nación suramericana. Rousseff alertó de que "en los próximos días" habrá un "peligroso agravamiento de la crisis" venezolana y lamentó que el actual presidente brasileño "provoca una crisis diplomática sin precedentes, y asume el riesgo de envolver" a Brasil "en una aventura militar contra un país con el cual tenemos 2.190 kilómetros de frontera, y que contará, en caso de enfrentamiento armado, con el apoyo militar de China y Rusia".

Emisión cortada en Venezuela

El 'Venezuela Aid Live', organizado por el empresario británico Richard Branson y al que, según cifras de los promotores, llegaron más de 300.000 personas, busca movilizar al menos 100 millones de dólares para el país suramericano. "El que fue el país más rico de Latinoamérica ahora es el más pobre, eso es inaceptable (...) traigamos el cambio. Hagamos de hoy un día de esperanza para toda Venezuela", dijo Branson en el inicio del concierto.

Un concierto que no se puede seguir por televisión en directo desde dentro de Venezuela: las dos cadenas que lo estaban retransmitiendo, el canal español Antena 3 y el estadounidense National Geographic, que se podían ver a través de operadoras de televisión por suscripción, fueron sacadas del aire durante la transmisión, según denunció el Sindicato de Trabajadores de la Prensa venezolana en redes sociales. El Ejecutivo de Maduro asegura constantemente que la prensa, particularmente la extranjera, crea "campañas mediáticas" en su contra y les acusa incluso de mentir sobre la situación de crisis que hay en Venezuela.

Además, al otro lado del puente de Tienditas, comenzó otro concierto organizado por el gobierno de Maduro, 'Hands off Venezuela' ('manos fuera de Venezuela'), en un lugar fuertemente custodiado por efectivos militares. En medio de esta oposición de espectáculos, los venezolanos contienen la respiración en la víspera del día previsto por Guaidó para la entrada de ayuda humanitaria extranjera a Venezuela.