México.- Guanajuato pasó de ser uno de los estados más prósperos, a convertirse en la entidad más violenta del país. La situación se recrudece a pasos agigantados sin que el gobierno federal, y mucho menos el estatal, puedan revertir la tendencia.

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en este estado enclavado en el Bajío mexicano ocurrieron 4,494 asesinatos de enero a diciembre de 2019. De ellos, 2775 fueron homicidios dolosos y en 2,261 casos intervino un arma de fuego.

Los municipios con más asesinatos son Salamanca, Irapuato, Celaya, León, Apaseo el Alto, Villagrán, Acámbaro, San Francisco del Rincón, Silao, Comonfort, Tarimoro, San Miguel de Allende, Yuriria y Valle de Santiago, así lo señalan los reportes diarios de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Según los conteos de la prensa mexicana, en lo que va de este mes, en Guanajuato se han registrado más de 250 homicidios. Tan sólo el pasado fin de semana (del 24 al 26 de enero de 2020) en la entidad ocurrieron 48 asesinatos en distintos hechos, entre los que se encuentran niños, mujeres y un policía.

Pese a que Guanajuato cuenta con 4,150 elementos de la Guardia Nacional (GN), la espiral de violencia ha ido en aumento.

Este lunes, durante su conferencia de prensa en Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que la situación en Guanajuato “se está saliendo de lo normal”.

“Lo de Guanajuato es algo que estamos atendiendo (…) se nos está saliendo de lo normal”, dijo.

Agregó que la situación en la entidad “es algo complicado. Hay mucha violencia. Se están reforzando las medidas de la Guardia Nacional. Viene de tiempo atrás y se está agravando”, dijo.

Sin embargo, el mandatario ha reiterado en numerosas ocasiones que no cambiará su estrategia de “abrazos y no balazos” para combatir al crimen organizado.