La crisis por el Covid-19 ha provocado miles de toneladas de basura sanitaria y ahora los expertos advierten que podría convertirse en un problema grave para el medio ambiente, en especial en cuanto a los océanos.

Debido a la escala de contagios del Covid-19, tanto en el sector salud como en la ciudadanía se ha adoptado la práctica de usar y tirar mascarillas y guantes. En los próximos meses, es posible que esta situación siga escalando.

La mayoría de los materiales que componen los cubrebocas y guantes no son reciclables, lo que ha ocasionado un colapso en el manejo de estos desechos.

El equipo de OceansAsia advirtió que cada vez es más frecuente encontrar mascarillas desechadas en la playa de Soko, en Hong Kong. Esta asociación se dedica a identificar los microplásticos que encuentra en la zona y rastrear su origen

OceansAsia advierte que el hallazgo de material sanitario no es un caso aislado durante la pandemia. “Cuando tienes una población de siete millones de personas que de repente empieza a usar una o dos mascarillas diarias, la cantidad de basura generada es considerable”, señalaron los expertos de esta organización.

Con ellos coincide la Asociación Española de Basuras Marinas, que ha lanzado una alerta sobre también el abandono de guantes y mascarillas en la calle y en el campo.

“Es clave que el ciudadano entienda que un residuo abandonado en una ciudad, al final puede acabar llegando a la naturaleza, y en ocasiones, a nuestros mares y océanos, ya sea transportado por el viento o los ríos”, explica la presidenta de la Asociación, Pilar Zorzo.

“De nuestra actuación depende que no se conviertan ni en un riesgo sanitario, ni en un problema para el medio ambiente. Debemos ser responsables y conscientes a la hora de desecharlos, para evitar que, una vez resuelta la urgencia sanitaria, se origine un problema ambiental”, dijo.

Además de afectar al medio ambiente, los cubrebocas y guantes también pueden ser un riesgo para nuestra salud. Hasta ahora se ha demostrado que el coronavirus puede permanecer activo en algunas superficies por horas o días fuera del cuerpo humano.

Este factor podría elevar los contagios en caso de un mal manejo de los desechos de protección sanitaria. Sobre todo si hablamos de un problema generalizado en el mundo.

Ante estos múltiples riesgos, los especialistas señalan que hay una necesidad urgente para que, una vez pasada la crisis inmediata, se desarrollen materiales más biodegradables y reciclables, y que los aditivos químicos sean menos contaminantes.