#A sangre fría

Guerra contra el narco dejó casi 17 mil niños asesinados

Los niños necesitan ser atendidos en su salud física y mental, deben ser reintegrados a su familia.

Por Redacción, 2019-04-27 10:10

México.- Más de 16 mil 700 niños han sido asesinados y 6 mil 400 desaparecidos en México desde 2007.

«Que un bebé muera en una balacera es terrible. No se puede entender. ¿Qué culpa tenía esa criaturita de que sus padres estuvieran en una fiesta donde el narco llegó a ajustar cuentas?». Eso se pregunta una testigo del crimen ocurrido en Minatitlán, Veracruz.

Como muchos vecinos, tenía mucho miedo de hablar sobre el caso que el pasado 19 de abril conmocionó a México.

Entre 5 y 6 hombres con pasamontañas y armas de fuego irrumpieron en una fiesta de cumpleaños. Abrieron fuego y mataron a 13 personas. Cuatro hombres, ocho mujeres y al bebé, Santiago, de 1 año.

Según la fiscalía de Veracruz, se trató de un ajuste de cuentas entre carteles rivales, los Zetas y el Cartel Jalisco Nueva Generación. La matanza ha tenido un gran impacto en México y también se ha vuelto un motivo de discusión entre políticos.

El bebé Santiago y su padre fueron puestos juntos en un féretro blanco. El bebé asesinado, Santiago, estaba con sus padres. Su papá era César Hernández, de 45 años, y también murió en el enfrentamiento. Trabajaba como eventual o suplente en Petróleos Mexicanos y era entrenador de béisbol . Los testigos de la balacera aseguran que intentó proteger a su hijo antes de morir por los disparos. Pero no lo logró. Su hijo recibió un balazo en la arteria carótida, por lo que murió desangrado.

«Santiago era tan pequeño que lo pusieron en el mismo ataúd que a su papá. Los dos en un féretro blanco», dice un testigo. En una ceremonia que les hicieron en un estadio de beisbol, las escenas fueron muy tristes. «Cuida a tu hijo. Van a estar por siempre juntos», gritaba desconsolada la abuela paterna del bebé.

En Minatitlán coinciden que esta matanza conmocionó a la población por el asesinato del bebé. La muerte de Santiago recordó que los niños han sido las víctimas invisibles de la guerra contra el narco y el crimen organizado.

En los tres primeros meses de 2019 se registraron en México 285 homicidios dolosos contra menores de edad, un promedio de algo más de tres casos al día, según la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM).

Esta coalición de 75 organizaciones hace sus mediciones con información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Los distintos expertos consultados apuntan a que los asesinatos de niños aumentaron de manera exponencial con la guerra contra el narco que comenzó en diciembre de 2006.

Desde entonces se han registrado unas 16.759 muertes por homicidio de menores de edad, de acuerdo a un estudio de REDIM hecho con varias fuentes oficiales.

La forma en que mueren los niños en los enfrentamientos armados en México ha ido cambiando, dice a BBC Mundo el director de REDIM, Juan Martín Pérez García.

Entre 2007 y 2009 eran sobre todo «víctimas colaterales», explica. «Los niños morían por balas perdidas en combates entre grupos criminales o grupos criminales y fuerzas del Estado».

Pero, a partir de 2010, comenzaron a documentar ataques dirigidos a menores.

«Los blancos eran los hijos de policías o soldados o los hijos de personas vinculadas al crimen. Comenzaron las venganzas», dice.

Y después, hacia 2012 «vimos con mucha preocupación como ya no eran solo homicidios, sino también empezaron a mutilar cuerpos. También asesinatos de familias completas, de los que se han visto muchos casos en los últimos años», dice.

Ejemplos hay en distintas partes del país, pero justamente en Minatitlán recuerdan uno que estremeció a Coatzacoalcos, a sólo 21 kilómetros de distancia.

En junio de 2017 un comando de hombres armados entró a asesinar a la familia Martínez Pech en su casa. Mataron al padre, a la madre y a cuatro hijos de 3, 4, 5 y 6 años.

La imagen de la madre rodeada de sus pequeños, todos muertos, causó consternación.

Primero fueron «víctimas colaterales», después se volvieron también blanco de los ataques.

El director de REDIM explica que los ataques directos y con violencia extrema contra menores es una forma del crimen organizado de generar terror.

«Es lo que buscaban asesinando al bebé en Minatitlán: generar terror, dolor, indignación. Y su cometido se cumple al haber una total impunidad. Si hubiera ante estos casos una respuesta de la autoridad que identifica a los culpables y los lleva ante la justicia, estos casos se reducirían de manera inmediata», dice.

Apunta que según los datos oficiales, de cada 100 casos donde las víctimas de delitos son niños, sólo uno tiene una sentencia condenatoria.

Aunque no hay números, son miles y miles los niños que han quedado huérfanos a causa del crimen organizado.

Uno de los casos más recientes sucedió en Tabasco, el pasado 21 de abril, cuando un comando armado asesinó a dos mujeres que viajaban en una camioneta y dejaron heridos a un niño de 10 años y un bebé de 6 meses.

Solo 1 de cada 100 carpetas de investigación donde los niños son víctimas tiene sentencia condenatoria.

El director de REDIM aprovecha este caso para explicar que estos actos de violencia necesitan la coordinación de distintas autoridades en todos los niveles de gobierno.

Los niños necesitan ser atendidos en su salud física y mental, deben ser reintegrados a su familia, se debe dar un seguimiento a esto, así como a su educación, entre otras cosas.

Explica que en México ya existe el marco legal para que estos niños sean atendidos, entre ellos la Ley General de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes y el sistema Nacional de Protección Integral a Niños, Niñas y Adolescentes.

«Existen los mecanismos pero no se ponen en práctica porque la infancia no es un tema de prioridad política. Tampoco se le dedica el presupuesto que debería», dice.

La subsecretaria de Seguridad Pública, Patricia Bugarin asegura a BBC Mundo que la coordinación entre las distintas autoridades es importantísimo y que están trabajando en ello.

Dice que la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana tiene «un gran reto» de construcción de paz y seguridad.

«Más allá de los temas de seguridad y procuración de justicia, debe haber una reconstrucción del tejido social, relacionado con las áreas de bienestar social: ver si los recursos y programas están llegando a los jóvenes, que tengan oportunidades. Esto no es un cambio de la noche a la mañana», asegura.

También cuenta que se está trabajando con la Guardia Nacional, el nuevo cuerpo de seguridad que se espera comience a operar a mediados de este año.

Dice que este cuerpo de seguridad debe saber cómo reaccionar ante los casos donde hay niños y que se les debe dar una atención específica.

Otra forma en que los niños se han visto afectados por el narcotráfico y el crimen organizado es que son reclutados para formar parte de sus filas.

No hay una cifra de cuántos niños podrían formar parte de las filas del narco y el crimen organizado, pero que hay evidencia que es cada vez más grande.

Uno de los casos más emblemáticos y el primero documentado en México es el del «el Ponchis» o el «niño sicario», que habría sido reclutado por el crimen organizado a los 11 años.

Se dedicaba, junto a otros niños, a distribuir cocaína a los narcomenudistas en el estado de Morelos.

En 2010, a los 14 años, fue detenido acusado de posesión de armas exclusivas del ejército y por su participación en secuestros, torturas y homicidios. El Ponchis confesó haber degollado a cuatro personas. Por ser menor de edad, en 2013 fue puesto en libertad y trasladado a EE.UU., donde tenía parte de su familia.

«Los niños forzados a incorporarse a las filas del crimen organizado deben tratarse como víctimas de violación de derechos humanos y no como criminales», explica el oficial de Protección a la Infancia de UNICEF en México, Leonardo Mier.

Apunta a que deben existir toda una serie de medidas para que esos niños se reintegren a sus familias y a sus comunidades.

«Tenemos que crear programas que promuevan su desmovilización. Que puedan separar al niño de la banda criminal, protegerlo junto con su familia, considerando cada paso particular bajo el interés superior de la niñez», dice.

El crimen organizado ve ventajas en emplear a niños ya que les da mayor impunidad porque estos no pueden ser castigados como adultos. «Hay un efecto perverso en el empleo de los niños en el crimen porque rompen sus lazos familiares», explica Mier.

Los niños en edades tempranas buscan un apego emocional con una figura adulta. El grupo armado sustituye de cierta forma eso, generando fidelidad con el grupo armado y una cada vez mayor dificultad de desmovilizarse.

Según los datos de UNICEF, la mayoría de homicidios de menores en México son de varones adolescentes entre 12 y 17 años.

En cuanto a las desapariciones de menores, 6 de cada 10 son adolescentes menores, lo que podría indicar, como dicen otras organizaciones, que podría estar relacionado con la trata de personas.

México enfrenta una creciente ola de violencia y asesinatos, lejos del foco de atención mundial.

Si bien los asesinatos y desapariciones son las formas más extrema de la violencia que sufren los niños en México, no son las únicas, apunta Nancy Ramírez, directora de Incidencia Política de Save the Children México.

«Los niños están en un entorno hostil donde las relaciones que tienen en sus comunidades, escuelas y hogares están cargadas de violencia. Eso impacta en su salud, física, pero también mental».

Dice que muchos sufren «estrés tóxico», que es un sometimiento permanente a contextos violentos y que deriva en ansiedad, miedo constante, estrés postraumático y que puede tener también impacto en el desarrollo académico e incluso abandono escolar.

«Nos encontramos con una generación de niñas y niños que han sido seriamente afectados por la violencia y a los que no necesariamente se les ha garantizado la reparación y restitución de sus derechos», dice Ramírez.

Y, como los otros expertos consultados por BBC Mundo, dice que todo apunta a que la violencia en México no parará pronto.

«Nuestro mayor problema está en el corto plazo, esto no se descompuso de la noche de la mañana, ni se va a componer de la noche a la mañana, sería irresponsable plantearlo en esos términos», aseguró durante su comparecencia ante el senado esta semana, el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo.

Dijo que los cambios se comenzarán a ver en 6 meses y que en 2024 se entregará un país pacificado al siguiente gobierno.

Coincide en que en México hay «generaciones perdidas a causa de la violencia».

#A sangre fría

“El Brackets», niño sicario presume camioneta blindada| VIDEO

La cuenta de Twitter La Voz del Pueblo sacó a la luz una serie de fotografías y un video que dan a conocer la identidad del joven.

Por Redacción, 2019-09-15 14:41

México.-En redes sociales circula un video de un niño identificado como Omar Basurto “A.K.A.” alias “El Brackets”, presunto sicario de la Tropa del Infierno que pertenece al grupo del narcotráfico conocido como Cártel del Noreste (CDN) quien se exhibe en redes sociales conduciendo una troca blindada.

En las escenas que al parecer el mismo hombre grabó, se aprecia el rostro del presunto menor de edad mientras va escuchando música en la troca blindada que él mismo va conduciendo por calles del municipio de Nuevo Laredo en el estado fronterizo de Tamaulipas en México.

La cuenta de Twitter La Voz del Pueblo sacó a la luz una serie de fotografías y un video que dan a conocer la identidad del joven.

En el material podemos observar a un muchacho, que como su sobrenombre lo indica, y como lo hacen muchos adolescentes, utiliza aparatos de ortodoncia.

Sin embargo, lo preocupante de estas imágenes es la cantidad de armas de grueso calibre con las que el chico posaba, como si se trataran de cualquier otro accesorio.

Tanto en el video como en algunas de las instantáneas, podemos ver que El Brackets también portaba uniforme de soldado, incluyendo casco y chaleco antibalas.

Además, en varias de estas fotografías, el joven presume el equipo con el que mantenía comunicación con otros integrantes de la Tropa del Infierno, tales como radios y celulares.

En días recientes la “Tropa del Infierno” tomó notoriedad por la agresión en contra de policías estatales mientras instalaban un filtro de seguridad y luego en un hotel del municipio de Nuevo Laredo, ataques que dejaron a varios heridos y un muerto.

Pero el caso que más impactó fue el de los siete abatidos de dicho grupo pues entre ellos se encontraba “Juanito Pistolas“, un menor de edad quien apareció en una foto sin cabeza tras un enfrentamiento con policías, pues el adolescente apenas tenía 16 años y según las historias que se cuentan sobre él, comenzó su carrera delictiva a temprana edad y presumía haber matado a al menos cien personas.

Cabe recordar que en el enfrentamiento en donde murió “Juanito Pistolas” también perdieron la vida otros seis criminales, quienes utilizaban uniforme tipo militar y portaban insignias del CDN, y quienes según los reportes, agredieron a balazos a policías que circulaban mientras hacían recorridos de vigilancia, desde una camioneta color azul con matrícula del estado de Texas y cuyos cuerpos, con excepción del de “Juanito Pistolas“, al aparecer nunca fueron reclamados por sus familiares por lo que posiblemente terminen en fosas comunes.

Liderado por Juan Gerardo Treviño Chávez, “El Huevo Treviño”, el Cártel del Noreste es una de las organizaciones delictivas más violentas en México. Como principal característica tienen vestirse de militares y hacer retenes vehiculares además de viajar en trocas blindadas y rotuladas. Su presencia está detectada en los municipios de Nuevo Laredo, Ciudad Mier y en Nueva Guerrero, en Tamaulipas además de los estados de Coahuila y Nuevo León, todos cerca de la frontera con Estados Unidos.
Fallida emboscada del Cártel del Noreste a militares: abatieron a tres de La Tropa del Infierno

Civiles armados atacaron a elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Policía Estatal de Tamaulipas en Nuevo Laredo, provocaron daños a las unidades de los militares y civiles; al ser repelidos, tres de los agresores murieron y dos fueron detenidos. Los presuntos pistoleros se desplazaban en tres camionetas blindadas con una leyenda; Tropa del Infierno Cartel del Noreste.

El Grupo de Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz en Tamaulipas informó que un segundo enfrentamiento ocurrió mientras policías estatales y soldados del Ejército Mexicano recorrían la zona urbana de la ciudad, cuando fueron atacados por gatilleros que viajaban en dos vehículos con placas de circulación del estado de Texas, mismas que les fueron aseguradas, además de armas, cartuchos y una camioneta.

En su huida, los civiles armados chocaron entre ellos dos de las camionetas; también impactaron a un vehículo ajeno a los hechos. Allí fueron aseguradas dos camionetas con blindaje artesanal rotuladas, con armas, equipo táctico y estrellas metálicas conocidas como ‘ponchallantas’.

#A sangre fría

Choque deja dos muertos y tres heridos en la Iguala-Cuernavaca

Todas las personas lesionadas y fallecidas viajaban en un taxi local de Iguala; Tráiler involucrado se da a la fuga.

Por Alejandro Ortiz, 2019-09-15 14:39

Chilpancingo, Guerrero.- Un total de tres lesionados y dos personas muertas, fue el saldo de un fuerte choque automovilístico en el kilómetro 49+660 de la carretera federal Iguala-Cuernavaca.

Según información de la Secretaría de Protección Civil estatal, hoy alrededor de las 4 de la mañana se registró un choque que dejó varias personas lesionadas.

Al lugar acudieron personal de la Cruz Roja Mexicana, Protección Civil Guerrero, Caminos y Puentes Federal (Capufe) y Policía Federal División de Caminos.

En el lugar fueron halladas dos personas muertas: Marco Antonio «N» de 40 años y Rosalía «N», ambos originarios de la ciudad de Iguala.

En tanto que las personas lesionadas fueron identificadas, como Verónica, Rosalía y Leidy Osiris. Todas las personas lesionadas y fallecidas viajaban en un taxi local de Iguala.

La información apunta a que el taxi fue embestido por un tráiler el cual se dio a la fuga.

#A sangre fría

Hallan cadáver de «La emperatriz de Los Antrax» en Sinaloa

Claudia Ochoa, presunta “Emperatriz de Los Ántrax” en Culiacán, fungía como líder de este brazo armado del Cártel de Sinaloa.

Por Redacción, 2019-09-15 13:31

México.-Claudia Ochoa Félix, conocida como «La Emperatriz de Los Antrax», una célula delictiva del Cártel de Sinaloa, fue encontrada muerta al interior de una habitación en un domicilio ubicado en el fraccionamiento Isla Musala, en Culiacán.

De acuerdo con medios locales, el hallazgo se dio alrededor de las 18:50 horas del sábado, cuando el cuerpo de la mujer de aproximadamente 35 años de edad fue localizado sin vida en la cama de una habitación, aunque se desconocen las causas de la muerte.

Reportes locales informaron que fue una sobredosis la que causó la muerte de Ochoa Félix, sin embargo, otros han reportado que fue asfixiada. Las autoridades no se han pronunciado al respecto.

Trascendió que el viernes por noche, la joven asistió a un centro nocturno de la ciudad y al amanecer se retiró con un hombre a dicho domicilio, horas más tarde, cuando su acompañante la quiso despertar, ésta no respondió por lo que llamó a la Cruz Roja.

Al llegar al lugar los paramédicos confirmaron que estaba muerta, por lo que peritos de la Fiscalía General del Estado iniciaron las primeras investigaciones y levantaron el cuerpo para ser trasladado al Servicio Médico Forense (Semefo) para los estudios de ley.

Ochoa Félix, de oficio modelo, en su momento fue señalada por medios de comunicación de tener una relación con José Rodrigo Arechiga, conocido como «El Chino Ántrax» y líder de ese brazo armado del Cártel de Sinaloa, quien actualmente se encuentra encarcelado en Estados Unidos.

Encontraron muerta en su casa a la llamada «Emperatriz Ántrax»: la mujer que en su tiempo fue la «más poderosa» de Sinaloa por sus supuestos vínculos con el narco.

Claudia Ochoa Félix en su momento fue señalada de tener una relación con José Rodrigo Arechiga, alias “El Chino Ántrax”, líder del brazo armado del cártel de Joaquín «El Chapo» Guzmán. Fue conocida como la mujer más poderosa de Sinaloa, pero no hubo ningún pronunciamiento oficial sobre ella y nunca figuró en ningún reporte policíaco.

Claudia Ochoa Félix, conocida como «La Emperatriz de Los Antrax», una célula delictiva del Cártel de Sinaloa, fue encontrada muerta al interior de una habitación en un domicilio ubicado en el fraccionamiento Isla Musala, en Culiacán.

De acuerdo con medios locales, el hallazgo se dio alrededor de las 18:50 horas del sábado, cuando el cuerpo de la mujer de aproximadamente 35 años de edad fue localizado sin vida en la cama de una habitación, aunque se desconocen las causas de la muerte.

Reportes locales informaron que fue una sobredosis la que causó la muerte de Ochoa Félix, sin embargo, otros han reportado que fue asfixiada. Las autoridades no se han pronunciado al respecto.

Trascendió que el viernes por noche, la joven asistió a un centro nocturno de la ciudad y al amanecer se retiró con un hombre a dicho domicilio, horas más tarde, cuando su acompañante la quiso despertar, ésta no respondió por lo que llamó a la Cruz Roja.

Al llegar al lugar los paramédicos confirmaron que estaba muerta, por lo que peritos de la Fiscalía General del Estado iniciaron las primeras investigaciones y levantaron el cuerpo para ser trasladado al Servicio Médico Forense (Semefo) para los estudios de ley.

Ochoa Félix, de oficio modelo, en su momento fue señalada por medios de comunicación de tener una relación con José Rodrigo Arechiga, conocido como «El Chino Ántrax» y líder de ese brazo armado del Cártel de Sinaloa, quien actualmente se encuentra encarcelado en Estados Unidos.

A raíz de lo anterior fue bautizada como la emperatriz de esa célula criminal, hechos que ella mismo desmintió en su momento en una conferencia de prensa en compañía de su familia e hijos, en donde se deslindó de «Los Antrax».

Claudia fue conocida como la «Emperatriz de los Ántrax» por ser la presunta jefa de esa banda de sicarios perteneciente al Cártel de Sinaloa, trascendió México y captó la atención de los tabloides. El periódico británico Daily Mail no dudó en catalogarla como la «Kim Kardashian mexicana».

Según con un reporte del diario britanico hace unos años, Ochoa compartía con la diva estadounidense su gusto por los lujos y su placer por presumirlos, pero también un parecido físico. La «Emperatriz Ántrax» era morena y con escultural cuerpo. Según el Daily Mail, la jefa narco encontró en Kardashian una fuente de inspiración.

La que fue conocida como líder de Los Ántrax se casó con un narcotraficante de Sinaloa, alias «El Chavo» Félix, con quien tuvo tres hijos. Ochoa siempre vivió rodeada de lujos, pero cobró notoriedad luego de que fueron detectados sus perfiles en las redes sociales Twitter y Facebook.

Fotos en mansiones, en piscinas, con armas y dinero o en ropa interior son algunas de las publicaciones que compartía en internet. Tenía, además, un rifle AK-47 personalizado de color rosa que le gusta enseñar en las fotografías.

Luego de la detención de Rodrigo Aréchiga Gamboa, también conocido como «El Chino Ántrax», Claudia Ochoa Félix se convirtió presuntamente en la líder de Los Ántrax. Este grupo era la banda de sicarios que cumplía las órdenes de Ismael «El Mayo» Zambada, líder del Cártel de Sinaloa, una organización narcotraficante mexicana comandada por el también capturado capo narco «El Chapo» Guzmán.

La llamada «Emperatriz de los Ántrax», no tenía tapujos a la hora de mostrar en su cuenta de Twitter su gran atractivo físico y sus muchas posesiones. Sus fotos solían ser de ella posando con poca ropa (en su perfil de Facebook afirma que estudió modelaje), o mostrando sus lujos, que iban desde viajes, licores de calidad y poderosas armas hasta automóviles de alta gama y enormes mansiones. En las fotos de algunos de sus viajes se le vio recorriendo Machu Picchu.

Según varios rumores, Ochoa Félix fue sospechosa del asesinato de Yuriana Castillo Torres, presunta novia de Aréchiga y con quien tenía un gran parecido físico. Castillo Torres fue secuestrada al salir del gimnasio el 6 de mayo de 2014. Su cadáver fue encontrado horas más tarde con signos de tortura.

Fue conocida como la mujer más poderosa de Sinaloa, pero no hubo ningún pronunciamiento oficial sobre ella y nunca figuró en ningún reporte.

Arechiga, que fue detenido en Holanda en diciembre del 2013, fue extraditado a Estados Unidos, donde es juzgado por tráfico de drogas. Es uno de los fundadores de cartel Virus Ántrax, organización adscrita al Cártel de Sinaloa.