Guerrero.- El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, afirmó que la mayoría de los guerrerenses "no quieren un estado lleno de comunitarios".

Entrevistado en las instalaciones de Casa Guerrero en Chilpancingo, el mandatario priista negó haber solicitado a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), la detención del proceso para reformar la Ley 701.

Dicha ley, que es discutida en el Congreso, marca las actividades que realizan pueblos indígenas, y en algunos casos las policías comunitarias.

"Yo ratifico: lo que el gobernador de Guerrero, y estoy convencido que la mayoría de guerrerenses quieren es un estado en la normalidad, no lleno de comunitarios que en lugar de ayudar, le compliquen la vida a los guerrerenses, así de sencillo", dijo.

En días pasados, representantes de las cinco casas de justicia de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), acusaron al gobernador de haber acudido a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para solicitar detención del proceso para reformar dicha ley.

No obstante, el mandatario aclaró que sí solicitó -de manera legal- la suspensión de la iniciativa al Congreso.

"En términos jurídicos sí, pero eso es diferente a que yo haya ido a la Suprema Corte de Justicia de la Nación", refirió.

Sobre la situación actualmente de Guerrero, respecto a conflictos -sobre todo de inseguridad-, destacó que sí hay problemas "pero también soluciones".