En Guerrero, podrían existir 18 mil casos de chikungunya, pero sólo se han podido confirmar 870 casos en toda la entidad.

Así lo señaló el secretario de Salud en Guerrero, Edmundo Escobar Habeica quien dijo que se han calculado 17 mil posibles casos.

Sólo en Acapulco, explicó, se han confirmado 506 casos, además de 20, en Tierra Caliente; 11 en La Montaña; 35 en la zona Norte; 104 en el Centro; 156 en la Costa Chica y 38 en la Costa Grande.

Pero eso son los confirmados. Según Escobar, no se pueden hacer pruebas a todos los casos sospechosos.

Sin embargo, tampoco hay dinero para combatir esta enfermedad. El funcionario señaló que la dependencia estatal no cuenta con las “condiciones económicas” para seguir manteniendo acciones de contención ante enfermedades como el dengue y la chikungunya.

“Tan solo las pruebas para el diagnóstico de  chikungunya tienen un costo aproximado de 2 mil pesos,  para cada uno de los casos, lo cual resulta oneroso para esta dependencia”, dijo, durante su encuentro, este miércoles, con el Congreso del estado.

Recordó que en la Secretaría de Salud hay 6 mil 300 plazas que carecen de techo presupuestal, y que para cubrir sus pagos se tiene que hacer uso de recursos originalmente destinados a otros programas. Por ello, el déficit financiero histórico asciende a 3 mil 500 millones de pesos.

Para empeorarlo, las acciones de combate de esta enfermedad, que ha azotado al estado desde junio del año pasado, también se ven afectadas por el crimen organizado.

Según Escobar Habeica, existen zonas de la entidad que son “intransitables” para los equipos de vectores de la Secretaría de Salud, que realizan trabajos de fumigación, y a quienes en colonias como la Jardín, en Acapulco, se les impide el paso.

“No es posible entrar ahí, porque están en control de los ‘amigos’ esos que conocen ustedes”, argumentó, y reveló que, desde el inicio de su gestión, él mismo ha sido amenazado de muerte.

“A mí se me amenazó de muerte; me pedían que renunciara a la Secretaría de Salud, y eso que yo vengo de una cultura de la amistad y no ando metido en cosas. Me dijeron que, si no renunciaba a la Secretaría, a mis hijos los iban a ir desapareciendo uno por uno”, aseguró.

Por si fuera poco, anunció que un nuevo brote de dengue hemorrágico podría afectar al estado de Guerrero.