#Guerrero

Guerrero, campo minado para elección de 2018 | ANÁLISIS

Ante la ausencia de garantías de legalidad e imparcialidad, seguridad y justicia, los candidatos estarán expuestos a todo tipo de violencia.

Por María Mercedes del Palmar, 2018-01-09 23:55

#Elección 2018.- El proceso electoral en Guerrero está en marcha, y ya se sienten sus primero efectos. La violencia y la criminalidad enraizada en los distintos estratos de esta sociedad será el factor que determine, al final, hacia dónde se moverán las diferentes piezas de la cosa político-electoral y, posiblemente, en algunas regiones será la que imponga gobiernos y autoridades.

Anuncios y advertencias también ya se han emitido a tiempo sobre el riesgo de la intervención del crimen en esta elección de 2018, pero parece que a la autoridad electoral federal y local no les interesa atender, y recurren al viejo recurso de esconder la basura bajo el tapete. No ven factores de riesgo en Guerrero, dice el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Instituto Electoral y de Participación “Ciudadana” de Guerrero (IEPC), a cargo de un connotado priista.

El año pasado cerró con la desaparición y muerte de varios políticos que aspiraban a algún cargo de elección popular, incluso, aún en los primeros días de este 2018, ha continuado esta tendencia.

A finales del 2017, fue asesinado el alcalde de Petatlán, Arturo Gómez Pérez, el edil buscaría reelegirse. También en la región de la Costa Grande, controlado por grupos del crimen, fue asesinado el aspirante priista a la alcaldía de Atoyac de Álvarez, Adolfo Serna Nogueda.

El Partido del Trabajo, alertó hace una semana de la falta garantías de seguridad para que los aspirantes y candidatos puedan realizar acciones electorales sin riesgo.

El delegado del Partido del Trabajo (PT) en Guerrero, Victoriano Wences Real, pidió al gobierno garantizar la seguridad para que los candidatos puedan salir a la calle hacer campaña, ante los asesinatos de políticos y aspirantes a elección popular en la entidad.

“Tienen que dar garantías para que los candidatos puedan salir a la calle, la seguridad le corresponde al gobierno del estado y al gobierno federal, que nos puedan dar seguridad para que todos podamos ir y llevar las propuestas”, dijo. https://bajopalabra.com.mx/pt-pide-garantizar-seguridad-a-candidatos-para-hacer-campanas.

También la semana pasada, el empresario y excandidato a la alcaldía de Chilpancingo por Movimiento Ciudadano (MC) en 2015, Pioquinto Damián Huato advirtió que la delincuencia organizada busca imponer candidatos a través del terror y el asesinato en el proceso electoral de julio.

“¿Cómo te mueves?, ¿cómo vas hacer campaña? Yo no veo condiciones cómo podamos hacer campaña. La verdad que no me gustaría andar en campaña”, expresó a Bajo Palabra. https://bajopalabra.com.mx/narco-busca-imponer-candidatos-en-guerrero-a-traves-del-terror

En 2014 durante el gobierno del priista Mario Moreno Arcos, Damián Huato fue atacado a balazos en medio de los señalamientos que hacía al gobierno municipal de Chilpancingo por la violencia y sus supuestos vínculos con el crimen.

Pero pese a todos estos indicios y advertencias, para la autoridad electoral local, en manos de un connotado priista, la violencia no afectará las elecciones en Guerrero, afirma, aun cuando los muertos están a la vista.

En el habitual tono y lógica de los funcionarios priistas, el presidente del Instituto Electoral y de Participación ‘Ciudadana’ (IEPC) en Guerrero, Nazarín Vargas Armenta dijo que el organismo no se ha visto afectado por la situación de violencia que registra la entidad, y descartó solicitar medidas de seguridad para el desarrollo de sus actividades.

En entrevista con Bajo Palabra, Vargas Armenta se negó asumir una postura sobre la violencia y la forma en cómo podría afectar el proceso electoral, al igual que los asesinatos de políticos, y argumentó que el IEPC se limitará a la organización del proceso electoral y no se meterá en temas relacionados con la seguridad, cuando la inseguridad es el tema en estas elecciones.

“Nuestra responsabilidad como órgano electoral se limita a organizar actividades propias del proceso electoral, el tema de la seguridad pública es un tema que habrá de definir, establecer las autoridades que tienen esa responsabilidad”, argumentó. https://bajopalabra.com.mx/violencia-no-afecta-elecciones-en-guerrero-iepc

Impunidad y corrupción

A la violencia contra candidatos, se debe considerar también la otra violencia que igualmente está relacionada; la que se genera en esas grandes zonas grises donde operan los grupos de “autodefensa” y criminales.

Decenas de estos grupos controlan y se enfrentan en zonas electoralmente decisivas, Acapulco es una de ellas. En este lugar, recién, en un poblado de la zona rural, una balacera, que aún está sin precisar del todo quiénes comenzaron la agresión, dejó 11 personas muertas y decenas de comunitarios detenidos. La acción de la Policía Estatal y la Fiscalía del Estado en este evento está sujeta al escrutinio y la desconfianza pública, pero también del otro lado donde invocan supuesta intervención por el ya olvidado proyecto La Parota.

Misma situación ocurre en otras partes, como en Chilpancingo donde la policía municipal ha sido señalada de entregar a varios jóvenes detenidos al crimen. Hecho destacable es la participación de agentes judiciales de la Fiscalía de estado al servicio de los grupos criminales que hacen las veces de sicarios y torturadores. Para justificar detenciones arbitrarias, inventan supuestos delitos y dictámenes alterados para crear culpables. En Chilpancingo, varios jóvenes fueron desaparecidos varias horas y luego aparecieron torturados y acusados de varios delitos.

Con todo esto, en Guerrero no existen realmente garantías de legalidad e imparcialidad, seguridad y justicia para llevar a cabo el proceso electoral de 2018. Los candidatos estarán expuestos a todo tipo de violencia.

La contaminada atmósfera en la que se realiza ya el proceso electoral en Guerrero: la violencia, la impunidad, la corrupción y colusión de autoridades con el crimen, no ha sido tomado en cuenta ni por el Poder Legislativo, Ejecutivo, ni los políticos participantes. Por ningún lado se toma en serio el grave deterioro social que prevalece, ni a los partidos políticos parece preocuparle los alcances, infiltración y control de la criminalidad en las instituciones de gobierno, justicia y electorales. Los llamados del Congreso local a investigar crímenes de políticos son tibios y titubeantes.

Partidos y aspirantes

Metidos en este contexto tóxico, los partidos que integran las tres coaliciones más importantes integradas por PRI, PRD, PAN, MC, Verde y Panal, ya están en la etapa de definir candidaturas. Los métodos que emplean son los mismos de siempre: el ‘dedazo’ en el PRI; el tráfico de influencias familiares, los acuerdos de amiguismo y servilismo, y la visión de negocios al amparo del poder público, en todos. Siguen haciendo lo mismo que ha llevado al fracaso a Guerrero y a su sociedad.

Las regiones más disputadas serán también aquellas donde más presencia de la criminalidad y la violencia existe: Acapulco, Chilpancingo, Zihuatanejo, Taxco, Iguala.

La justa electoral más cerrada se centrará en Acapulco por ser el municipio generador de votos y por su interés económico. Partido que gana allí define la elección en todo el estado. Por eso lo intenso de las estrategias que ya echaron andar candidatos y gobierno.

PRI en Acapulco

Por el PRI, se perfilan con más intensidad sólo dos aspirantes, por un lado está Ricardo Taja, un diputado federal, impulsado por el ex alcalde (aquél que prometió tempos mejores para Acapulco y dejó un infierno), Manuel Añorve, pero al que luego abandonó para irse al grupo que conforman Astudillo, René Juárez y Rubén Figueroa.

Mira esto:  Disminuye en México muerte materna y VIH por transmisión madre-hijo

Pero Taja, tiene de competidor al secretario de Turismo, Ernesto Rodríguez Escalona, del mismo grupo político que, al igual que el primero, también se beneficia de las acciones de gobierno para impulsar su aspiración y proyectar imagen. Del grupo del ex alcalde Manuel Añorve, quien mantiene control sobre una parte de la estructura electoral y grupos del PRI en Acapulco, se intentó colocar a la diputada federal Julieta Fernández Márquez, pero al parecer la intentona no cuajó. Añorve tendrá que negociar otras posiciones, como diputaciones locales, con el liderazgo que aún mantiene, pero es poco probable que pueda definir candidato a la alcaldía.

Si las variables no se modifican, la probabilidad de que Escalona se imponga a Taja es superior, pues a su favor juega una imagen política más aceptable, con menos negativos relacionados al contexto delincuencial y de violencia que impera en ese puerto que, al parecer, sí impactan en la figura del diputado que tiene un hermano a cargo de la obra carretera estatal, a la hora de las encuestas.

Los caciques políticos encargados de la selección del candidato del PRI para Acapulco, deben estar sopesando todas las variables, pues esta elección en marcha es completamente inédita, con una sociedad sobreinformada y con la presencia creciente de Andrés Manuel López Obrador, precandidato de Morena que abarca a todo el país. Pero también con la participación de una alianza deforme y disfuncional como la que construyó el PRD, PAN y MC, cuya militancia seguramente migre hacia Morena a la hora de la definición del voto.

México al frente, la corrupción de un alcalde

Por parte de la alianza disfuncional de Por México al Frente (PRD, PAN, MC), los acuerdos pasan por cómo acomoda sus intereses económicos y políticos el actual y desprestigiado alcalde, el perredista Avodio Velázquez, quien busca más que nada acuerdos para ocultar su negligente y corrupta administración y los líderes de las tribus más emblemáticas de ese partido con interés en lograr diputaciones locales en Acapulco y alcaldes en otros municipios.

La alianza PRD, PAN, MC tiene prácticamente perdido Acapulco. Entre las figuras que pretenden impulsar se encuentran personajes vinculados al entramado de corrupción del alcalde Evodio, y otros más provienen de gobiernos que fracasaron, todos son parte del problema que tiene hundido en la violencia ese puerto turístico.

Se han anotado por el PRD: Víctor Aguirre Alcaide, un viejo político curtido en mañas que ha sido varias veces interlocutor de esos poderes fácticos que han dañado a Guerrero. Su larga secuela de señalamientos, no lo hacen realmente un aspirante competitivo en el contexto actual. Le sigue el imberbe síndico IIich Augusto Lozano, cómplice de la corrupción, sin experiencia alguna, pues el actual, es su primer cargo de importancia en el gobierno. Otro en la lista, para ser encuestado, es el diputado local de Movimiento Ciudadano, Ricardo Mejía, por el que negocia el tristemente célebre alcalde Luis Walton. Por el PAN no hay propuesta que puedan considerarse serias, en Acapulco no representa electoralmente nada, a pesar de lograr una regiduría que luego perdió.

Aun cuando la lógica política indica que el mejor aspirante de ese Frente podría ser el de Movimiento Ciudadano, por no ser parte de la pandilla perredista que hundió a Acapulco, la propuesta de Walton no pasará. Walton habituado a la estrategia de chantaje, trató de “catafixiar” la segunda posición de la fórmula al Senado, a lado de su odiada Beatriz Mojica, a cambio de que Mejía sea el candidato para Acapulco. Ahora se maneja que como consolación dejarán esa posición a Mejía Berdeja para que vaya con Mojica al Senado. Mejía fue el más encarnizado crítico de Mojica cuando ésta ambicionó la gubernatura de Guerrero en 2015 y perdió ante Astudillo.

Morena, manipulación y mezquindad

Como se ve el panorama los partidos tradicionales están en una verdadera crisis de candidatos a representarlos, la cancha electoral queda abierta para la coalición de Morena con PT y PES, sin embargo, la inexperiencia política, las rencillas, los prejuicios por ignorancia e incapacidad, los intereses económicos y los acuerdos con el gobierno estatal de algunos de sus dirigentes, podría borrar esa oportunidad.

Ante las indefiniciones de Morena donde algunos de sus dirigentes promovieron un acuerdo leonino para evitar postular candidatos competitivos y seguir el juego al gobierno estatal para desarticular desde antes una opción ganadora, han propuesto, sin consenso, a una magistrada en funciones que responde al interés del gobierno estatal y el PRI. El inusual activismo con el que pretende hacerse pasar como coordinadora, sin haber sido ungida oficialmente, resulta esclarecedor, además de que como magistrada en activo vicia el ejercicio del Poder Judicial que representa. Pero en Guerrero el poder judicial ya es corrupto de por sí.

El Partido del Trabajo, por su parte, se adelantó a Morena y propuso al doctor Javier Solorio como su propuesta a medir en Acapulco contra quien quiera impulsar Morena y el PES. El también presidente de una prestigiosa fundación que reconstruye a mujeres con cáncer de senos, no requiere mucha presentación, el prestigio ganado por su altruismo social y las acciones a favor de sectores acapulqueños lo colocan como el favorito de la militancia de los tres partidos de esa coalición.

Javier Solorio es médico especialista en reconstrucción plástica y militante de Morena, nunca ha ostentado ningún cargo de gobierno, es un producto natural de la sociedad civil, de las organizaciones sociales, de los sectores progresistas del país. Tiene a su favor que no es parte de esa política que tiene hundido a Acapulco y a Guerrero, quizá por todo eso, hay puesta en marcha una estrategia para impedirle que compita, saben que es la opción ganadora en Acapulco donde la intención del voto es favor de Andrés Manuel López Obrador, pero sólo requiere que alguien con la calidad moral del doctor Solorio lo represente. De otra manera, el voto será diferenciado y AMLO ganará pero perderán en lo local Acapulco, y quizá la mayor parte del estado donde también, seguramente los morenistas, propondrán aspirantes pensados con el estómago.

La elección de 2018 en Guerrero será irrepetible, es como dicen algunos analistas, la madre de todas las elecciones; pero al parecer, los retrasados grupos políticos locales no se han percatado de la dimensión histórica que les toca jugar, para el que se niega a cambiar, nada ha cambiado, entonces, la historia lo desecha.

#Guerrero

El Ocotito, la guerra sorda por el control de la ruta del opio

Comunitarios y criminales se enfrentan por la ruta del trasiego de enervantes que va de Petaquillas, Chilpancingo, hasta Xaltianguis, en la zona rural de Acapulco.

Por Alejandro Ortiz, 2018-02-25 06:30

Guerrero.- En el Valle del Ocotito se vive una guerra sorda por el control de las rutas del tráfico de la goma de opio que baja de la sierra de Chilpancingo y Heliodoro Castillo, así como de la zona limítrofe de Mochitlán, hasta llegar a la zona rural de Acapulco y la región Centro de Guerrero para su venta.

“Si cae Buenavista, cae todo el valle del Ocotito”, son las palabras con las que el comandante Jerónimo de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), engloba la férrea lucha que desde el pasado 26 de noviembre del 2017 mantienen con un grupo delictivo, presuntamente “Los Ardillos”.

En el poblado de Buenavista de la Salud se ubica la comandancia principal de los pueblos de El Ocotito, municipio de Chilpancingo, y desde ahí los policías comunitarios de la UPOEG defienden parte del corredor de drogas que conecta hasta Xaltianguis, Acapulco, este es el motivo del interés de grupos criminales por controlar esa zona.

Luego de un recorrido por los lugares en los cuales se han enfrentado en tres ocasiones, el comandante Jerónimo, quien por su antigua profesión conoce ampliamente los pueblos de Guerrero, reconoce que; “no conozco ningún pueblo rural que no siembre amapola”.

Las comunidades de Ocotito y principalmente Buenavista de la Salud, tienen entradas hacia las partes serranas de los municipios de Chilpancingo, Mochitlán y Heliodoro Castillo, así como de la Costa Chica y Grande, es decir, son una amplia puerta a las zonas de producción de droga, informa.

Buenavista, ganaderos y droga

De manera histórica, la comunidad de Buenavista de la Salud había sido controlada por una de las familias del lugar, que disfrazados de “ganaderos” mantuvieron el control de la venta y proceso de la goma de opio que bajaba de la sierra.

 El Ocotito, la guerra sorda por el control de la ruta del opio

En 2013, luego del primer ingreso de la UPOEG al valle de El Ocotito, se alertó sobre un par de narcolaboratorios propiedad de una familia en el poblado de Buenavista, sin embargo, nunca fueron descubiertos.

Durante el año 2015, un joven perdió la vida luego de que uno de los narcolaboratorios explotó; la familia de la víctima disfrazó el hecho con el argumento que la muerte fue producto de un choque.

De acuerdo con la información recabada por este medio, se conoció que la goma de opio que bajaba de la sierra de Chilpancingo y Heliodoro Castillo, así como de la zona limítrofe de Mochitlán, era llevada a los laboratorios de Buenavista y de ahí distribuida hacia la zona rural de Acapulco y la región Centro de Guerrero para su venta.

Descomposición de la UPOEG

Intereses personales, sobre todo monetarios, causaron que personas dentro de la UPOEG pactaran con grupos de la delincuencia organizada en la zona del valle y comenzaron de nuevo los secuestros, extorsiones y hechos de violencia.

El punto clave de esta situación, desembocó el año pasado cuando la base de la UPOEG desconoció a un grupo de armados que “impuso la comisaría de Buenavista”. Dicho grupo se enfrentó el 26 de noviembre con policías estatales y policías ciudadanos, dejando como saldo un presunto sicario abatido.

 El Ocotito, la guerra sorda por el control de la ruta del opio

“Yo ya había dado la orden de tomar posición a los policías del pueblo pues sabíamos que adentro ya estaban las personas en apoyo a Los Ardillos y venían a enfrentarse. Casi en el centro, las ocho camionetas en las que viajaban los sicarios, se encontraron con fuerzas estatales e inició un enfrentamiento”, relata el comandante comunitario.

Mira esto:  Nanosatélite mexicano avanza a segunda etapa de la NASA

“Le dije a los comunitarios que no dispararan porque los policías los iban a confundir y a disparar, pero uno de los comandantes de la policía nos pidió que apoyáramos”, narra Jerónimo sobre el primer enfrentamiento.

Este primer ataque dejó como saldo un presunto sicario abatido y un agente estatal herido, a partir de ahí comenzó una serie de confrontaciones armadas contra la policía ciudadana de la UPOEG.

Violencia y crímenes

Luego del primer ataque en Buenavista de la Salud, se registraron otros dos enfrentamientos en lo que va del año: el 8 y el 21 de febrero. Además de un embate a la comunidad de Rincón de la Vía, el pasado 29 de enero, en donde fueron asesinados y quemados cuatro policías de la UPOEG.

 El Ocotito, la guerra sorda por el control de la ruta del opio

Desde noviembre del año pasado hasta la fecha, los pueblos del llamado corredor del valle de El Ocotito han tenido que suspender las actividades escolares en cuatro ocasiones, dejando sin clases a casi 2 mil estudiantes de más de 20 escuelas de todos los niveles educativos.

Coalición gobierno-Ardillos

Según declaraciones del comandante de la UPOEG, las acciones en contra de la policía ciudadana, las cuales tienen el fin de obtener el control de la producción y trasiego de droga, son auspiciadas por el gobierno.

Durante el último ataque del 21 de febrero, cuatro grupos de la policía estatal, que refuerzan el valle, se quedaron apostadas en la textilera de El Ocotito y a pesar del llamado de auxilio llegaron tres horas después de los hechos.

El comunitario refiere que por esta razón, “uno de los acuerdos con el gobierno durante una reunión en Xaltianguis, fue que se cambiara al comandante de la policía estatal por su evidente colusión con el grupo que nos atacó”.

 El Ocotito, la guerra sorda por el control de la ruta del opio

Otro de los hechos por los cuales confirman la certeza de ese nexo, es el intento de detención del comandante general de la UPOEG, Ernesto Gallardo Grande, en el poblado de Xaltianguis.

“Si es detenido el comandante Neto, los pueblos se debilitan y sólo les quedaría Ocotito, si Buenavista cae, todo el valle de El Ocotito va a caer y el grupo delictivo se apoderará del trasiego de enervantes”, alerta Jerónimo.

Bajo Palabra recorrió este domingo las zonas de enfrentamientos en el Ocotito, entre ellos Cajeles que “ya no es un pueblo seguro” y Rincón de la Vía, subiendo a Zintlanapa, lugar donde fueron quemados los cuatro policías de la UPOEG.

En ese punto, fuimos interceptados por cuatro motociclistas con máquinas BMW de motores 800 y mayores. Al verlos, el comandante Jerónimo los reconoció como parte de un grupo criminal y manifestó; “son esos cabrones”, dijo, luego dio la orden al chofer: “písale y si se atraviesan, llévatelos”, orden que logró empujar al grupo de motociclistas hasta la carretera federal México-Acapulco.

Así es como diariamente la UPOEG enfrenta una guerra sorda por defender el último territorio que evita el avance de un grupo criminal para apoderarse del trasiego de enervantes desde la comunidad de Petaquillas, Chilpancingo, hasta Xaltianguis, en la zona rural de Acapulco.

#Guerrero

Nada le impide buscar una candidatura en Morena, aclara Reyes Sandoval

El primo del dirigente estatal Pablo Amílcar Saldoval, aclara que la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena, determinó que no existe impedimento.

Por Elibeth D Nicolas, 2018-02-24 16:14

Guerrero.- El militante de Morena, Moisés Reyes Sandoval, aclaró que tras consulta a la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena, en noviembre del año pasado, el órgano partidario determinó que no existía impedimento alguno para que participe en el proceso interno del partido, tomando en cuenta la relación de parentesco que tiene con el presidente de Morena en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros.

 

 Nada le impide buscar una candidatura en Morena, aclara Reyes Sandoval
Moisés Reyes y Pablo Sandoval.

Reyes Sandoval respondió a una nota publicada en el periódico digital Bajo Palabra, el pasado jueves 22 de febrero titulada: “Ex secretario de Cultura engañó a Morena con documentos falsos”, en donde se hace alusión a su persona, refiriendo que el dirigente estatal de Morena Pablo Amílcar Sandoval pretende beneficiar a su “primo” “Moisés Saldoval”.

Al respecto, Moisés Reyes aclara:

Soy militante de Morena con todos mis derechos vigentes, originario del estado de Guerrero con una residencia pública y legal en esta ciudad y puerto de Acapulco desde hace más de cinco años.

Me registré al proceso interno como aspirante a coordinador de organización de Morena en el distrito 7 de Acapulco, para posteriormente registrarme como precandidato a diputado local, por lo que en el mes de septiembre de 2017 realicé una consulta a la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena, en el sentido de si no existía impedimento para que participara en dicho proceso interno, tomando en cuenta la relación de parentesco que existe entre el suscrito y el presidente de Morena en Guerrero, por lo que el mencionado órgano contestó en noviembre del mismo año que no existía impedimento alguno.

Mira esto:  Nada le impide buscar una candidatura en Morena, aclara Reyes Sandoval

El suscrito fue votado por el Consejo Estatal de Morena, siendo el más votado para pertenecer en la terna de aspirantes para la coordinación de organización del distrito 7 local. Es de mérito mencionar que en la votación de dicho distrito, Pablo Sandoval se excusó y no participó.

Niego rotundamente el cobrar un sueldo en Morena, ya que nunca en mi vida he cobrado un solo peso de partido político alguno, actualmente me gano la vida como maestro universitario y de mis honorarios como abogado litigante en Acapulco.

Moisés Reyes Sandoval.

 Nada le impide buscar una candidatura en Morena, aclara Reyes Sandoval Nada le impide buscar una candidatura en Morena, aclara Reyes Sandoval

 

#Guerrero

Guerrero: por falta de acuerdos, suspenden consejo electivo del PRD

Las mesas de acuerdo para la integración de las planillas aún no concluyen, motivo por el cual se pospondría el Consejo.

Por Luis Jijón León, 2018-02-24 11:14

Chilpancingo, Guerrero.- Ante la falta de acuerdos entre los grupos del PRD para la designación de sus candidatos a regidores y síndicos, el Consejo Electivo Estatal que se realizaría mañana, fue reprogramado para el 3 de marzo.

El Secretario Técnico del Comité Ejecutivo Estatal (CEE), Antonio Orozco Guadarrama informó que las mesas de acuerdo para la integración de las planillas aún no concluyen, motivo por el cual se pospondría el Consejo.

Al igual que en la designación de candidatos a alcaldes y diputados locales, las corrientes al interior del partido pelean para colocar a su gente en las planillas a ayuntamientos.

Durante el Consejo Electivo Estatal para elegir candidatos a diputados locales y alcaldes, las corrientes Alternativa Democrática Guerrerense (ADG), del senador Celestino Cesáreo Guzmán, y Nueva Mayoría, del alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, fueron las que obtuvieron el mayor número de espacios.

Mira esto:  Nada le impide buscar una candidatura en Morena, aclara Reyes Sandoval

El coordinador de la corriente Grupo Guerrero, Freddy García denunció que dicha designación fue “amañado”, pues no se respetó la representatividad que tiene su grupo.

Acapulco, Zihuatanejo, Copalillo, Tecoanapa y José Joaquín de Herrera, son los municipios en los cuales los candidatos a alcaldes serán elegidos a través de encuestas.

En el caso de Acapulco y Zihuatanejo será el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRD quien aplique las encuestas y defina el candidato.