México.- Baja California, Durango, Guanajuato, Guerrero, Estado de México, Querétaro, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán, Zacatecas y Sinaloa conforman la lista de las 14 entidades mexicanas que prohíben el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Los estados con gobiernos del PRI, PAN, PRD y Morena, mantienen dicha limitación, pese a que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) advirtió en su tesis de jurisprudencia número 43, que es inconstitucional que la ley de cualquier entidad federativa considere que el matrimonio será celebrado sólo entre un hombre y una mujer.

El impedimento para las bodas gay podrán mantenerse indefinidamente a menos que se plasme una reforma al respecto en la Constitución federal.

Éstas acciones de discriminación reflejarían un desacato a los tratados internacionales que México ha suscrito respecto a la igualdad.

Aunque las personas de estos estados que deseen contraer nupcias con una persona de su mismo sexo pueden imponer un amparo, éste es tardado, costoso y es una cuestión discriminatoria.

En otra situación, podrá acudir al Registro Civil de los 18 estados que ya lo permiten como en Chihuahua, donde el propio gobernador, Javier Corral, determinó el aval.

Al menos 11 entidades mexicanas cuentan con un dictamen en el Congreso local para que se permita las boda gay.

La comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Travesti e Intersexual (LGBTTTI) ha sido atacada y transgredida a lo largo de la historia en México, un país en donde la discriminación ha sido normalizada a tal grado, que más de la mitad de las personas pertenecientes a esta comunidad han pensando en el suicidio.

Ante este contexto social de hostilidad y discriminación más del 50% de las personas LGBTTTI confesaron haber tenido algún pensamiento suicida en algún momento de sus vidas y una de cada cinco lo ha intentado alguna vez, e acuerdo con la Encuesta sobre Discriminación por Motivos de Orientación Sexual e Identidad de Género.

Esta encuesta la realizó el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, misma que también reveló que los hombres y las mujeres trans son los más afectados por esta situación. Se detalló que por temor a sufrir discriminación, 76.6% de los miembros de la comunidad LGBTTTI, evitan expresiones de afecto a su pareja en público y un porcentaje similar no demuestra de manera libre su orientación sexual.

Mientras que las personas con una identidad de género no normativa reportan con mayor frecuencia sufrir situaciones de discriminación durante la atención médica, de ellos, 48% son mujeres u hombres trans.

De los encuestados, 76.7% denunció haberse sentido incómodo durante la atención médica; cerca de la mitad afirmó que tuvo que ocultar su orientación o identidad de género; 32% aseguró haber sufrido maltratos o humillaciones; y a 4.6% le impidieron donar sangre.

También el 83% de los encuestados señalaron que enfrentan contextos hostiles que se manifiestan a través de chistes ofensivos, expresiones o creencias populares que ridiculizan y mofan, y 53.8% han sufrido expresiones de odio, agresiones físicas y acoso.

La situación declarada con mayor frecuencia, por las personas con identidades de género no normativas, 50% es que les impidan usar baños públicos acordes con su identidad de género, además, 28.3% afirmó que no han podido entrar al cine o algún bar por su condición.