El estado de Guerrero cuenta con una población estimada de 1.1 millones de niñas y niños de 0 a 14 años. Sin embargo los altos niveles de pobreza impactan al menos al 77.1% de la población menor de edad.

El 23.8% de los niños y las niñas de México entre 5 y 13 años que trabajan reside en Puebla, Jalisco o Guerrero.

Además, pese a los constantes desastres naturales que azotan a la entidad, según datos oficiales, uno de cada dos niños menores a 15 años habita en viviendas que presentan una o más carencias materiales, lo que inmediatamente repercute ante situaciones de emergencia.

En educación, al menos el 6.5% de los guerrerenses de 6 a 14 años no asiste a la escuela.  Además, el 76.6% de las niñas y niños guerrerenses de 8 a 14 años no cuentan con la habilidad de la lectoescritura, especialmente en municipios de muy alta marginación.

Peor aún, las agresiones son actualmente la principal causa de defunción de niñas y niños entre 5 y 14 años. Acapulco es considerada la tercera ciudad más violenta de América Latina, además de los problemas derivados de la desigualdad social, persisten altos niveles de desnutrición infantil, falta de acceso a servicios de salud, inasistencia y deserción escolar, entre otros. Redacción/ con información de Unicef y SaveTheChildrens