México.-La vida deportiva de Erick Gutiérrez hace nueve meses era próspera y abundante: Titular indiscutible y capitán con el Pachuca, además de ser considerado uno de los mejores talentos del fútbol mexicano.

Por eso, su fichaje al PSV Eindhoven era inminente y allí le acompañaría su amigo Hirving 'Chucky' Lozano para amenizar su bienvenida. Pero su primera temporada no fue la esperada.

Su complicado año en Holanda luego de un gran debut el 15 de septiembre de 2018, Gutiérrez dio a conocer su nombre a la afición holandesa luego de un gol y una asistencia en tan solo 20 minutos jugados contra el ADO Den Haag.

Pronto, en cuatro apariciones, Erick ya presumía tres goles anotados en el Viejo Continente. Sin embargo, de un momento a otro los minutos menguaron.

La confianza del técnico Mark Van Bommel iba decreciendo, tanto que hubo un lapso de 10 partidos de la Eredivisie donde el medio campista azteca no vio acción: "creo que han sido los momentos más difíciles de toda mi carrera", afirmó Guti.

A pesar de conseguir el campeonato liguero durante su primer año en el fútbol de Holanda, Erick Gutiérrez sumó 944 minutos en 22 partidos con cuatro goles y cuatro asistencias entre Liga, Copa y Champions.

Números raquíticos si tomamos en cuenta los 644 minutos en solo ocho partidos que Guti disputó en Pachuca durante el inicio del Apertura 2018, días antes de su partida a Europa. El contraste de protagonismo es abrumador.

Su suerte no ha mejorado con el Tri la selección mexicana no ha podido ser el 'bálsamo' que el Guti necesita.

Lejos de mostrar su mejor versión cuando viste la casaca verde, Erick se ha sumado a la lista de lesionados de Gerardo Martino tras de un desgarre sufrido ante Canadá luego de haber recibido la confianza del técnico para ser titular.

Sin duda, Gutiérrez vive los momentos más críticos de su carrera, mismos que determinarán si tiene una mentalidad tan grande como su talento.