México.- Ahora que el presidente Donald Trump se dispone a visitar el sur de Texas para promover su pedido de 5 ml 700 millones para levantar un muro, Eloisa Cavazos, quien tiene una propiedad en la frontera con México, dice que sabe por experiencia propia qué es lo que pasará con el proyecto si es que la Casa Blanca consigue lo que quiere.

El gobierno federal ha comenzado a sondear los terrenos en la frontera de Texas y ha anunciado sus planes para comenzar la construcción el próximo mes. En vez de entregar sus terrenos, algunos propietarios prometen rechazar las ofertas de compra del gobierno y se preparan para pelear con el gobierno en corte.

"Podrías darme un billón de dólares y no te los recibiría", dijo Cavazos, cuyo terreno se asienta en la ribera del río Bravo, que del lado estadunidense se llama río Grande y separa a Estados Unidos de México. "No se trata de dinero"