El arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias Merlos advirtió que el matrimonio entre personas del mismo sexo son contrarias al buen funcionamiento de la sociedad y la llevan a la decadencia.

Reiteró que la posición de la iglesia es clara, y que por ningún motivo se celebraría un casamiento dentro del rito católico, pues “se guía por los planes de Dios”.

El religioso ofreció una conferencia de prensa en el seminario del Buen Pastor, donde se refirió a la iniciativa que el presidente de México, Enrique Peña Nieto envió al Poder Legislativo con la intención de legalizar los matrimonios entre homosexuales.

Sobre ellos, dijo que la unión entre personas del mismo género “no está abierta a la vida”, por lo que es contraria a la sociedad.

“Todos conocemos las experiencias en donde la vida se ha coartado, y como hoy son sociedades que están en decadencia que están extinguiéndose; en ese sentido es importante entenderlo así”, expresó.