Cuernavaca, Morelos.- Carlos Aurelio Ramírez, sacerdote de la parroquia de la Santa Cruz perteneciente a la Iglesia Anglicana de México, ingresó a la zona restringida de las fosas del panteón municipal de Jojutla para encabezar una oración por la verdad.

Ésta es la segunda vez que el padre visita las fosas del panteón municipal de Jojutla para manifestar su respaldo a los familiares de personas desaparecidas que participan en los trabajos de exhumación.

“Dentro del Estado de derecho y del estado laico, porque toda persona tiene el derecho de ejercer y profesar su credo libre, aquí en un lugar santo, un lugar especial para el libre culto y la libertad de culto y pues vamos a ejercer ese derecho (…) vamos a acompañarles para orar y pedir no solamente por el eterno descanso de los que están aquí, sino también acompañar a las personas que están pidiendo justicia”.

“Todas y todos los mexicanos y mexicanas tenemos el derecho a la verdad y esa verdad se está coaccionando y porque todos necesitamos la parte espiritual y esa parte espiritual aquí es ausente y si está la oportunidad pues hay que aprovecharla”, expresó el sacerdote.

Tras un receso en los trabajos de exhumación, el padre intentó burlar la seguridad de las fosas, sin embargo personal de la Fiscalía General del Estado le marcó el alto, y al final le autorizaron acercarse a unos cinco metros de la llamada Zona Cero.

El sacerdote aprovechó para enviar un mensaje a las autoridades que participan en los trabajos de exhumación.

“Que recuerden que están sirviendo a la nación, que están sirviendo a la patria y están sirviendo, si es que creen en Dios, están sirviendo también a Dios”, dijo.

Llega personal de ONU a las fosas

Personal de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México, arribó la tarde de este jueves 27 de abril al panteón municipal de Jojutla para entrevistarse con autoridades de la Fiscalía General del Estado y con familiares de desaparecidos, con el fin de elaborar un informe sobre el caso.

Carolina Moreno, Oficial de Derechos Humanos de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos en México, y Gabriela Gorjón, Oficial de Prensa e Información, acudieron al panteón municipal de Jojutla para recabar datos sobre la exhumación de cadáveres que autoridades estatales y federales realizan en este lugar.

Por ser una diligencia confidencial, las funcionarias de la ONU se negaron a dar declaraciones a los medios de información.

Sin embargo indicaron que en los próximos días la Oficina de Alto Comisionado emitirá una nota informativa sobre el caso a través de sus redes sociales.

Por lo pronto, este jueves se entrevistaron con el Fiscal General del Estado, Javier Pérez Durón, y con personal de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos.

Las dos funcionarias de la ONU ingresaron hasta la llamada Zona Cero, donde se encuentra la fosa del panteón municipal de donde han sido exhumados hasta el momento los restos de al menos 77 personas.