México.- A partir de este sábado 24 de noviembre, Hacienda eliminará el estímulo fiscal del Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS), a la gasolina Magna y pasará el pago a los usuarios.

Apenas el Fondo Monetario Internacional (FMI) había recomendado a México no bajar ni exentar impuestos para fortalecer la recaudación de ingresos tributarios.

En su evaluación anual, el FMI ponderó que hay margen para aumentar los ingresos provenientes del IVA y del impuesto al consumo a gasolinas.

Hacienda informó ayer que por primera vez en lo que va del año el estímulo fiscal que aplica a las gasolinas tipo Magna, que es la de mayor consumo, será cero.

Ello significa que desde hoy y hasta el viernes 30 de noviembre el automovilista pagará completo el gravamen por litro de gasolina que adquiera en las estaciones de servicio.

Para el caso de la  Premium, que es la más cara y menos contaminante, la tasa cero del estímulo fiscal que otorga el gobierno federal acumuló un mes. En el caso de la Magna, es la primera vez que se retira el subsidio.

Precios no subirán. Hacienda aclaró que al establecer en cero el estímulo, no significa que los precios subirán. En un comunicado, explicó que la medida se debe a los cambios en los precios de los hidrocarburos en los mercados internacionales.

Explicó que la reducción a cero en los estímulos que se observará en la próxima semana responde sólo a los cambios observados en el precio de las referencias internacionales durante la semana que concluye.

La dependencia afirmó que gracias a estos ajustes en el estímulo los precios al público pueden continuar moviéndose de manera ordenada.

Detalló que es de esa forma como funciona el mecanismo de suavización, el cual ha operado durante todo 2018 y se mantiene sin cambio.

Antes de la liberalización de los precios de los energéticos, la SHCP subsidió los precios de los combustibles en su venta al público.

En los últimos años funcionaba un esquema de desliz mensual, que pasó a uno de bandas en función de la inflación. Con la liberalización de los precios como efecto de la reforma energética, se optó por un mecanismo de suavización con el estímulo fiscal para lograr una transición ordenada.