La Oficina de Administración de Personal de Estados Unidos (OPM, siglas en inglés) informó hoy que en 2014 el hackeo a su sistema informático afectó a 21.5 millones de empleados gubernamentales, proveedores, familiares y amigos.

Explicó que la información vulnerada incluye los números de Seguro Social, que funcionan como identificación de los residentes permanentes y temporales, además de sus fines iniciales de remitir a los beneficios de seguridad social de los trabajadores.

La base de datos incluye también la información de familiares y otros contactos, así como los historiales criminales y de salud de aquellos que solicitaron una verificación de antecedentes ante la OPM.

La nueva cifra dada a conocer este jueves se suma a otra intrusión cibernética en 2014 que vulneró la base de datos de 42 millones de personas y, según la OPM, ambos espionajes son “separados pero relacionados”.

El hackeo fue dado a conocer en junio pasado y expertos en seguridad cibernética indicaron entonces que el lapso entre la infiltración y su descubrimiento permitió a los hackers un mayor robo de información.

La Casa Blanca y el Departamento de Estado, entre otras dependencias, no han señalado a ningún responsable en específico, sin embargo funcionarios de manera anónima han dicho que el hackeo ha sido rastreado hasta el gobierno de China.