Ciudad de México.-La comunidad científica se ha sorprendido al descubrir unas estructuras antes desconocidas situadas en las profundidades del océano Pacífico entre el núcleo y el manto de la Tierra. Tras un examen masivo de ecos sísmicos se ha revelado que se trata de estructura heterogénea compuesta por una vasta área de roca inusualmente densa y caliente.

Los geofísicos de la Universidad de Maryland, quienes han liderado la investigación, aún desconocen su composición, pero creen que este hallazgo ofrece la oportunidad de comprender mejor el funcionamiento de la tectónica de placas y la evolución de nuestro planeta.

La investigación, cuyos resultados se han publicado en la revista Science, ha proporcionado las primera vista integral del límite núcleo-manto con un detalle y precisión nunca antes conseguido.

Al observar miles de ecos del límite del manto central al mismo tiempo hemos obtenido una perspectiva totalmente nueva.

Los resultados se extrajeron tras analizar miles de grabaciones de ondas sísmicas, -ondas de sonido que viajan a través de la Tierra-, para identificar los ecos del límite entre el núcleo fundido de la Tierra y la capa de manto sólido que se encuentra sobre él.

Los investigadores se centraron en los ecos de las ondas sísmicas que viajan por debajo de la cuenca del océano Pacífico. Su análisis reveló una estructura previamente desconocida debajo de las islas volcánicas Marquesas en el Pacífico Sur y mostró que la estructura debajo de las islas hawaianas es mucho más grande de lo que se sabía hasta ahora.

”Al observar miles de ecos del límite del manto central al mismo tiempo, en lugar de centrarse en unos pocos a la vez, como suele hacerse, hemos obtenido una perspectiva totalmente nueva”, dijo Doyeon Kim, becaria postdoctoral en el Departamento de Geología Universidad de Maryland y autora principal del artículo. “Esto nos muestra que la región límite núcleo-manto tiene muchas estructuras que pueden producir estos ecos, y eso era algo de lo que no nos habíamos dado cuenta antes porque solo teníamos una visión estrecha”.

Esto nos muestra que la región límite núcleo-manto tiene muchas estructuras que pueden producir estos ecos.

Tierra

Tierra

Los terremotos generan ondas sísmicas debajo de la superficie de la Tierra que viajan miles de kilómetros. Cuando las ondas encuentran cambios en la densidad, temperatura o composición de la roca, cambian de velocidad, se doblan o se dispersan, produciendo ecos que se pueden detectar. Los ecos de las estructuras cercanas llegan más rápido, mientras que los de las estructuras más grandes son más fuertes.

Al medir con el sismómetro el tiempo de viaje y la amplitud de estos ecos en diferentes lugares, los científicos pueden desarrollar modelos de las propiedades físicas de las rocas ocultas debajo de la superficie. Este proceso es similar a la forma en que los murciélagos se ecolocan para mapear su entorno.

La comunidad científica se ha sorprendido al descubrir unas estructuras antes desconocidas situadas en las profundidades del océano Pacífico entre el núcleo y el manto de la Tierra. Tras un examen masivo de ecos sísmicos se ha revelado que se trata de estructura heterogénea compuesta por una vasta área de roca inusualmente densa y caliente.

Los geofísicos de la Universidad de Maryland, quienes han liderado la investigación, aún desconocen su composición, pero creen que este hallazgo ofrece la oportunidad de comprender mejor el funcionamiento de la tectónica de placas y la evolución de nuestro planeta.

La investigación, cuyos resultados se han publicado en la revista Science, ha proporcionado las primera vista integral del límite núcleo-manto con un detalle y precisión nunca antes conseguido.

Al observar miles de ecos del límite del manto central al mismo tiempo hemos obtenido una perspectiva totalmente nueva.

Los resultados se extrajeron tras analizar miles de grabaciones de ondas sísmicas, -ondas de sonido que viajan a través de la Tierra-, para identificar los ecos del límite entre el núcleo fundido de la Tierra y la capa de manto sólido que se encuentra sobre él. Los investigadores se centraron en los ecos de las ondas sísmicas que viajan por debajo de la cuenca del océano Pacífico. Su análisis reveló una estructura previamente desconocida debajo de las islas volcánicas Marquesas en el Pacífico Sur y mostró que la estructura debajo de las islas hawaianas es mucho más grande de lo que se sabía hasta ahora.

”Al observar miles de ecos del límite del manto central al mismo tiempo, en lugar de centrarse en unos pocos a la vez, como suele hacerse, hemos obtenido una perspectiva totalmente nueva”, dijo Doyeon Kim, becaria postdoctoral en el Departamento de Geología Universidad de Maryland y autora principal del artículo. “Esto nos muestra que la región límite núcleo-manto tiene muchas estructuras que pueden producir estos ecos, y eso era algo de lo que no nos habíamos dado cuenta antes porque solo teníamos una visión estrecha”.

Esto nos muestra que la región límite núcleo-manto tiene muchas estructuras que pueden producir estos ecos.

Los terremotos generan ondas sísmicas debajo de la superficie de la Tierra que viajan miles de kilómetros. Cuando las ondas encuentran cambios en la densidad, temperatura o composición de la roca, cambian de velocidad, se doblan o se dispersan, produciendo ecos que se pueden detectar.

Los ecos de las estructuras cercanas llegan más rápido, mientras que los de las estructuras más grandes son más fuertes. Al medir con el sismómetro el tiempo de viaje y la amplitud de estos ecos en diferentes lugares, los científicos pueden desarrollar modelos de las propiedades físicas de las rocas ocultas debajo de la superficie. Este proceso es similar a la forma en que los murciélagos se ecolocan para mapear su entorno.